Es la peor sequía de los últimos 60 años. La cosecha de trigo, que la campaña pasada fue una de las más importantes de la historia con 22,4 millones de toneladas, terminó este año casi en la mitad, 12,4 millones.

Y ahora, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) hizo fuertes recortes a sus estimaciones de cosecha para la soja y el maíz, a 37 millones y cerca de 45 millones de toneladas respectivamente, debido a la falta de humedad en el piso.

Antes de la drástica reducción, la Bolsa estimaba la producción 2022/23 de soja rondaría los 49 millones de toneladas y la de maíz en 55 millones.

El dato no es menor, Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja, y el tercer proveedor global de maíz. Otra Bolsa de Cereales, la de Buenos Aires, estimó que por la sequía las exportaciones caerían entre US$9.000 millones y hasta US$ 14.000 millones.

En este marco, la BCBA realizó un análisis de dos escenarios posibles. El primero definido como moderado, donde se presentan proyecciones estimadas de producción para soja de 41 millones de toneladas (42,2 anterior), de 44,5 millones de maíz (contra 51 millones ) y 3,7 millones de girasol, similar a la del año pasado.

Pero volviendo al maíz, esta caída de casi 33 % en la producción se no solo a una menor área sembrada, ahora de 7,3 millones de hectáreas, desde los 7,9 millones que se preveía en diciembre, sino también a los escasos rindes obtenidos hasta ahora.

"Ni para polenta": cae la producción de maíz y presiona los precios del alimento para el ganado

Frente a este panorama, el investigador del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, Dante Romano, adelantó que el Gobierno puede tomar con el maíz una postura similar a la del trigo, “es decir, que permita a compañías cumplir las exportaciones declaradas, pero con el compromiso de no desabastecer el consumo interno”, para que no aumente el precio del grano que se utiliza para alimentar a pollos y cerdos.

Pronósticos desfavorables

Ante la urgente necesidad de agua para la soja y el maíz, los dos principales cultivos de Argentina, la BCR señaló que las previsiones meteorológicas no son favorables.

"Hasta el 18 de enero, los modelos no muestran posibilidades de nuevos eventos (de lluvias) significativos", dijo la Bolsa que detalló que las precipitaciones registradas al comienzo del año no superaron los 5 milímetros en 75% de la región agrícola núcleo del país, la más afectada por la sequía.

"En el largo plazo, para febrero y marzo, la predicción que integra 12 de los modelos más consultados del mundo muestra lluvias inferiores a lo normal en Argentina. Lamentablemente, el peor comportamiento lo tendría el centro sur de la región pampeana", agregó el reporte.