El presidente Alberto Fernández advirtió que "llegó la hora" de poner al capitalismo "en su verdadera dimensión" al asegurar que ese sistema "se degradó" a partir de la pandemia de coronavirus. Además, planteó que el mundo está analizando "una vuelta atrás del libre comercio que la globalización proponía".

"La pregunta que uno se hace es por qué la pandemia fue capaz de desmoronar imperios económicos y una primera respuesta es que muchos de esos imperios olvidaron lo mejor del capitalismo y se aferraron a la lógica financiera, que es lo peor" del sistema, expresó Fernández.

El Presidente hizo esas reflexiones al exponer en el cierre del encuentro anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE). “Alemania nacionalizó un laboratorio que estaba trabajando en la cura del coronavirus. En Italia el Estado tuvo que asistir a Fiat”, dijo el mandatario ante los empresarios. Y afirmó percibir que “todos los Gobiernos se están encerrando en sus economías. En dejar de depender del resto del mundo y enfocarse en el consumo interno”.

“Hay una revisión en todo el mundo sobre el sentido de cómo se logra un nuevo desarrollo. El encierro de las economías empezó con el Brexit y con decisiones norteamericanas. Uno ve una vuelta atrás con el libre comercio que la globalización proponía. Son cosas que no dependen de nosotros mismos, pero sí depende de nosotros mismos cómo construir una nueva economía en la Argentina”, indicó.

 

Dijo que “los argentinos sabemos cuáles son nuestras fortalezas y lo que queremos hacer es potenciarlas. Está claro que hay un sector muy importante vinculado a la producción agrícola-ganadora. El mundo va a necesitar alimentos. ¿No es hora de que le agreguemos valor a esos alimentos? Hoy exportamos más alimentos para animales que para humanos”.

“Esta es una oportunidad que tenemos. Esto de lo que estoy hablando no se choca con la industria. Creo que la Argentina debe industrializarse al máximo. Los grandes países fueron los que desarrollaron industrias sobre la base de la ciencia y la tecnología, que hace cuatro años que en Argentina están abandonadas”, afirmó.