En un diálogo con la agencia de noticias Reuters, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que Argentina "hizo el máximo esfuerzo", respecto a la propuesta presentada el último domingo y agregó que “no hay espacio para mejorar más la oferta”. A la par de estas declaraciones se sumó el apoyo a su gestión por parte del G-20, con el Fondo Monetario Internacional (FMI) incluído. Pero también está la mala noticia, aunque previsible: los grupos Ad Hoc y Exchange comunicaron que lo propuesto “no es suficiente”.

Tras ocho meses de negociación Guzmán lanzó el último domingo la que parecía ser la oferta definitiva. 53,5 centavos por cada dólar de deuda y un año de gracia para aquellos que ingresen al canje. Kristalina Georgieva, titular del FMI, le dio el visto bueno e instó a los acreedores a ingresar en este turno de la renegociación. Al optimismo de Georgieva se sumó el aval de Mohammed Al Jadaan (ministro de Economía de Arabia Saudita) y  David Malpass (titular del Banco Mundial), entre otros.

 

 

Pero llegó luego el comunicado de un grupo de importantes acreedores, entre los que se encuentra BlackRock, Ashmore y Fidelity. En el documento afirman que “la oferta revisada de reestructuración de deuda de Argentina es un paso en la dirección correcta”, pero advierten que “no alcanza una propuesta que pueda ser apoyada por los acreedores más importantes de Argentina”.

En la entrevista a la agencia Reuters, Guzmán aclaró que "con el grupo Ad Hoc no llegamos a un acuerdo antes de que lanzáramos la oferta". Ante el G-20, el ministro de Economía sostuvo que “estamos haciendo nuestros máximos esfuerzos para reestructurar la deuda en moneda extranjera luego de un sendero de endeudamiento a partir de 2016 que terminó mal”.

 

 

Ministerio de Economía de la Nación on Twitter