Al término del primer trimestre del año, cuando recién comenzaba la cuarentena, el índice de Precios de los Activos Productivos bajaba un 11,7% interanual y proyectaba un escenario negativo para las inversiones futuras.

Así lo informó este miércoles IAE Business School, la escuela de negocios de la Universidad Austral, que elabora el IPAP, un indicador que anticipa entre uno y dos trimestres la evolución de la Inversión Bruta Interna Fija, uno de los componentes fundamentales del Producto Bruto Interno. Ambos, indicadores decisivos en la evolución de la actividad económica.

Además, el IPAP en el primer trimestre de este año estuvo ,7% por debajo del último trimestre del 2019, según destacó el análisis realizado por Juan José Llach y Martín Calveira, del área de Economía del IAE Business School, de la Universidad Austral.

 

 

“La delicada situación de Argentina, queda de manifiesto en la evolución de estos indicadores”, advirtió el informe y dio cuenta que en el primer trimestre de 2020, la inversión a precios corrientes se ubicó en apenas 12,5% del PIB, casi un mínimo histórico, inferior sólo a lo observado en el año 2002.

"Para que la inversión aumente será decisiva la capacidad de las autoridades de formular un plan económico y social sólido y capaz de lograrlo”, dicen Llach y Calveira. Sin ese aumento de la inversión “no habrá crecimiento sostenible, ni se incrementará el empleo y no será posible reducir la pobreza”.

 

 

Los autores apuntaron también que “llegar a un acuerdo con los acreedores del Estado argentino es condición necesaria, pero no suficiente, para aumentar la inversión. También es necesario respetar la Constitución y las leyes nacionales y crear las condiciones para una rentabilidad razonable".

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó el mes pasado que PBI cayó 5,4% al término del primer trimestre del año al tiempo que la desocupación ascendió al 10,4%, contra el 10,1% de enero-marzo del año pasado.

El Indec dio cuenta también que la Formación Bruta de Capital Fijo, según estimaciones preliminares, experimentó en el primer trimestre de 2020 una disminución de 18,3% respecto del mismo período del año anterior.

En cuanto a la caída del PBI, ésta se vio acompañada por un retroceso del 24,5% en la inversión en construcciones, al descenso de 17,3% de “otras construcciones”, a la disminución de 13 % en maquinaria y equipo y al decrecimiento de 12,9% en equipo de transporte.

Dentro de maquinaria y equipo, el componente nacional descendió un 5,9% y el componente importado bajó un 16,2%. En equipo de transporte el componente nacional se retrotrajo 14,6% y el importado decreció 9,7%.