Actualmente el Salario Mínimo, Vital y Móvil está en $16.875. Trepará al $21.600, por lo que representa el 28% en tres tramos que negociaron el Gobierno nacional, los sindicatos y los empresarios. 

El dato trascendió sobre el final de la reunión del Consejo Nacional del Salario (CNS), integrado por el Gobierno, empresarios y gremios. Y ya despertó rechazos. Pues, previo al encuentro, organizaciones sociales, dirigentes y gremios, exigían que este monto trepe al $45.000 para así poder garantizar el valor de la canasta básica.

Pese a las insignias que se manifestaban en los medios, las cifras negociadas en la mesa virtual fueron otras. Como oferta inicial, los gremios exigieron un aumento del 40%, mientras que los empresarios se plantaron en el 20%. Finalmente, se acordó en 28%, más cercano a lo exigido pro el sector privado.

"Es urgente que en el Consejo del Salario se defina un nuevo monto del Salario Mínimo en Argentina que cubra la Canasta Básica. Hoy se encuentra insólitamente en 16.875 pesos, mientras que los/as trabajadores/as y de la economía popular ganan cerca de la mitad por su trabajo", dice un comunicado del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), organización que conduce Juan Grabois.

Juan Grabois on Twitter

Hugo Yasky, diputado del frente de Todos y Secretario General de la CTA, también se había embanderado en ese reclamo previo a la reunión. Tras el encuentro, aseguró que "aprobó" lo acordado en el Consejo y dijo que "hay que e subrayar que se acordó llegar al 28% en tres etapas pero en un acuerdo corto. En marzo se vuelve a discutir para revisar en función de seguir recuperando poder adquisitivo".

La CGT y la CTA llegaron a la reunión con la intención de forzar un "aumento del ingreso mínimo que cubra el valor de la canasta básica, es decir más de $45.000". Pero en la mesa, trabajaron por una suba del 40%, que finalmente se diluyó al 28%, más cercano a lo ofertado por el sector privado: 20%.

La Ley de contrato de trabajo define a este salario como "la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión".

Actualmente, este indicativo fue clave en el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) una asignación "equivalente al 50% del salario neto del trabajador correspondiente al mes de febrero de 2020". En el monto de este aporte garantizado por el Gobierno, se fijó que "no podrá ser inferior al valor de un salario mínimo, vital y móvil ni superar dos salarios mínimos, vitales y móviles es decir $33.750"

Fue la primera vez, desde su constitución, que el organismo que determina el ingreso mínimo y en el que participan la CGT, ambas CTA y las cámaras empresarias de todas las actividades, deliberaron en forma virtual debido al aislamiento social.