En su discurso de apertura, la presidenta del 57°Coloquio IDEA, Paula Altavilla, aseguró que las sucesivas crisis y el “desorden macroeconómico” generaron una “profunda crisis de confianza” que limita las inversiones de las empresas y afecta la empleabilidad.

El encuentro empresario más importante del país comenzó esta mañana con la primera de las tres jornadas consecutivas en la que participaron más de 450 empresarios de la Argentina. Este año, el evento tiene lugar en Costa Salguero, Ciudad de Buenos Aires, y el foco del debate es “crear una Argentina sostenible” para la generación de trabajo.

En esa línea, Altavilla aseguró que “el 40% de pobreza que hoy tenemos es producto de 4 décadas de una espiral descendente”. A su vez, la ejecutiva repasó: “tuvimos 18 recesiones en los últimos 37 años, con una inflación y una devaluación tan altas que tuvimos que sacarle 11 ceros a la moneda”. 

Para Altavilla, esa situación generó una falta de confianza que es un “limitante”, tanto para las personas y sus deseos de “tener la casa o el emprendimiento propio como para las empresas que las limita a actuar pensando sólo en el corto plazo”.

“Cuántos de ustedes, como yo, tuvieron que archivar con tristeza y frustración proyectos de inversión solamente porque ‘la volatilidad en Argentina los hacía demasiado riesgosos’. Es esa sensación de peligro inminente que genera nuestro desorden macroeconómico la que se refleja en la tasa de inversión, que está por debajo del nivel mínimo necesario para mantener el capital instalado, y en los puestos de trabajo formal privado, que no crecen desde hace una década”, sostuvo la ejecutiva.

En ese sentido, Altavilla indicó que “es cierto que el país tiene un enorme potencial”, pero es algo que no alcanza. “El potencial necesita inversión para no quedar enterrado, necesita educación para desarrollarse, y necesita incentivos para quedarse. Hoy puede irse, físicamente, o con un click, saliendo del sistema y pasando a crear valor en cualquier otro lugar del mundo”, apuntó.

Por eso, Altavilla consideró que la generación de confianza es fundamental para que la Argentina pueda aprovechar ese potencial. “En IDEA creemos que tenemos que encontrarnos, escucharnos y ponernos de acuerdo en algunos consensos mínimos para poder empujar todos juntos”, manifestó.

“A pesar de nuestras diferencias, a todos nos une un objetivo en común: todos queremos una Argentina sostenible. Una Argentina que logre crecer sin volver a caer, que logre integrar social y económicamente a toda su población, y que proteja nuestros recursos para que puedan ser útiles a las generaciones futuras. El desafío es que no estamos acostumbrados a colaborar. Estamos acostumbrados a una dinámica de confrontación y de puja de intereses”, concluyó Altavilla.