Mientras hay preocupación por aumentos de casos de coronavirus, se sigue y seguirá desarrollando la temporada de verano en la Provincia de Buenos Aires. Y además, por lógica, se espera una alta demanda en enero y febrero en gran parte de las playas argentinas.

En ese sentido, Data Clave habló en exclusiva con Salvador Giorgi, jefe de Gabinete del Ministerio de Salud bonaerense y quien se ocupa de llevar adelante parte de las estrategias sanitarias para la prevención y el cuidado en el periodo vacacional.

Conversó acerca de las primeras semanas de turismo y advirtió que los esfuerzos también están en "concientizar a los jóvenes" para las actividades nocturnas, tanto en vacaciones como en las fiestas de fin de año. ¿Y qué pasa con la vacuna y la realidad de PBA en los municipios por los aumentos de casos?

La entrevista completa:

Data Clave: ¿Cómo ve la situación sanitaria por el aumento de casos por covid-19?

Salvador Giorgi: Nosotros veníamos en la Provincia con un descenso sostenido en la curva de casos, pero notamos en las últimas dos semanas un estancamiento, sumado a que en algunos municipios aumentaron casos, como Mar del Plata. Notamos que hay un relajamiento de la sociedad que tiene que ver con el horizonte de la vacuna. Tenemos que empezar cuanto antes con la campaña de vacunación para tener vacunados a las personas esenciales de Salud y a los adultos mayores.

DC: ¿Por qué la vacuna trajo un relajamiento en la sociedad?

SG: Hay cierto hartazgo en un sector de la sociedad, y sobre todo en los jóvenes y adultos-jóvenes que hacen fiestas clandestinas o ya no se cuidan como antes. Obviamente que no es la única situación, pero incide en la tasa de contagios. No vamos a tener una segunda ola en el verano, pero sí quizás un pequeño brote en los próximos días o semanas.

DC: Me mencionaba a Mar del Plata como uno de los distritos donde aumentaron los contagios, ¿cómo se está llevando a cabo la temporada de verano?

SG: Estamos trabajando de acuerdo a los protocolos pautados, donde los casos positivos asintomáticos tienen que volver a su lugar de residencia, con sus diferencias en caso de tener o no trasporte propio. No hubo una subida exponencial de casos diarios, pero sí que hay aumentos en determinados lugares. El sistema de fases sigue vigente y en caso de muchos más casos se tendrá que retroceder, pero hasta ahora se está llevando con normalidad.

Equipos de control en Mar del Plata. Foto crédito: prensa General Pueyrredon
Equipos de control en Mar del Plata. Foto crédito: prensa General Pueyrredon

DC: ¿Qué es lo más complicado que ve en las vacaciones? ¿Hay mucha actividad nocturna?

SG: Nosotros estamos en coordinación con todos los municipios para organizar cerca de 50 postas sanitarias que se instalan en los balnearios para garantizar el distanciamiento y el uso de barbijo, sumado a charlas de prevención. En la noche también buscan persuadir a jóvenes para que cumplan con los cuidados. Es importante este aspecto porque la intención es que con la prevención de los jóvenes podamos resguardar a los adultos mayores, que son quienes más sufren el virus. Lo que buscamos es que haya prevención y que se usen las vacaciones para descansar, apuntar a que se relajen en cuanto a la rutina pero que se cuiden por la pandemia.

DC: ¿Cuánto cree que pueden soportar los municipios para la temporada de verano?

SG: El hospital Alende tiene 24 camas UTI, y además se están construyendo otros modulares más desde Nación, que estará terminado para mediados de enero, que son unidades de refuerzo sanitario. Se están ubicando en los distintos municipios que esperan una fuerte temporada de verano, al margen de otros casos como traumatismos o quemaduras, y esas demandas son del hospital municipal. El sistema no está estresado porque tiene margen, pero en el caso de saturación hay un sistema aceitado de derivación con distintas alternativas que funcionan como red de contención.

DC: ¿Qué se planteó en el Comité de Expertos del jueves donde participó Kicillof y todo el equipo de Salud?

SG: Nosotros queremos hacer entender que la primera vacuna es para un porcentaje de la población, no para todos, y como autoridades tenemos que ser más estrictos para desalentar sectores donde se pueden concentrar contagios. Vamos a hacer un esfuerzo para que se entienda que seguimos en pandemia, y si algún municipio entra en estrés o problemas se tendrá que retroceder de fase. No es algo único en Argentina, está pasando en todo el mundo y en Sudamérica en sí como los casos de Uruguay y Brasil.

DC: ¿Habrá algún operativo especial para después de las 12 en navidad y año nuevo?

SG: Es muy fino de hasta dónde puede participar el Ministerio de Salud, porque es una competencia que corresponde a los municipios, pero también habrá como en La Costa y otros sectores el “esquema de nocturnidad” para que se planteen charlas con jóvenes y haya personas en puntos estratégicos para garantizar que se cumpla el mejor distanciamiento social posible.

DC: ¿Ve una posible segunda ola? ¿Imagina un retroceso de las actividades comerciales?

SG: Si hay que volver atrás como estábamos en agosto o septiembre, lo tendremos que hacer y todos los intendentes saben de esta situación. Creemos que las cosas tienen que ser progresivas y se va a ir viendo de acuerdo al aumento de los casos. Si estamos como en las condiciones del invierno de 2019, tendremos una segunda ola con otras consecuencias terribles, por eso apuntamos a tener la mayor cantidad de vacunados posibles.