En el 2020 se registraron 329 muertes violentas de mujeres, travestis y trans, de las cuales 270 fueron femicidios, 34 están en investigación y 25 se dieron en el contexto de violencia urbana, de acuerdo al Registro Nacional de Femicidios del Observatorio Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa).

"En los primeros meses de cuarentena se intensificaron la cantidad de femicidios. Eso fue más intenso. Tenemos una tasa de un femicidio cada 32 horas, más o menos, que se repite en los últimos años, pero en los primeros meses de la pandemia tuvimos un femicidio cada 29 horas. Eso fue notable", dijo Silvia Ferreyra, coordinadora del Observatorio MuMaLá, a Data Clave.

 

Además, explicó que "los femicidios fueron los únicos delitos que no descendieron en el marco de la pandemia".

También se reportaron 278 intentos de femicidio y 13 suicidios femicidas. De estos últimos, en el 85% de los casos, familiares, conocidos o amigos indicaron que las víctimas sufrían violencia de género y "se menciona como inductora al suicidio", mientras que en el 15% "hay antecedentes o relato de familiares/conocides/amigues" que dijeron que la víctima había padecido "violaciones/abuso sexual". En el contexto de violencia urbana, el 90% están asociadas al narcotráfico, según el relevamiento.

Los datos del informe fueron obtenidos a partir de medios gráficos y digitales, tomando en cuenta lo sucedido el año pasado en todo el país. 

Casi un 50% de las víctimas tenían entre 19 y 40 años, mientras que un 24% entre 41 y 60. En un 40% de los casos, el agresor fue la pareja y en un 19% la ex pareja. Más de la mitad de los femicidios se dieron en la vivienda de la víctima o compartida (66%).

 

 

 

"Las línea 144 tuvo un 40% de aumento de consultas por violencia de género en los primeros meses. Lo vinculamos directamente con el tema del aislamiento, porque en las estadísticas que difundimos más del 60% de las víctimas han sido asesinadas en su hogar o en uno compartido con los femicidas y que más de un 60% de los femicidas han sido parejas o ex parejas de las víctimas. El hogar no es el lugar más seguro para quienes atraviesan esta situación de violencia", señaló Ferreyra.

La modalidad de los asesinatos fueron en un 27% con arma blanca, 21% a golpes y en un 20% con armas de fuego. Un 16% fueron asfixiadas y 9% quemadas.

Argentina posee una tasa nacional de femicidios del 1,1 cada 100.000 mujeres. La provincia con el índice más alto es Jujuy (2,8), seguida de Tucumán (2,1).

 

 

La coordinadora de MuMaLá sostuvo que "en el 2020, el total de femicidios es levemente superior a lo que estuvimos relevando del 2019" y que en los últimos 10 años, "la cifras rondan entre 250 y 300 femicidios al año", según las estadísticas en base a la información que trasciende en los medios.

Otros datos que se desprenden del informe es que "300 niñes y adolescentes se quedaron sin madre", que solo en el 17% de los casos se habían realizado denuncias previas y que el 15% de los agresores se suicidaron.