El director internacional del Hospital Hadassah de Jerusalem, Jorge Diener, señaló que existe “la posibilidad de que pueda entrar la vacuna israelí contra el coronavirus hacia la Argentina en los próximos meses”, según informó la agencia AJN esta tarde, mientras que representantes del gobierno bonaerense se reunieron con sus pares del Ministerio de Salud Israelí para intercambiar experiencias e información sobre la campaña de vacunación contra el covid-19.

“La vacuna israelí es desarrollada por el Instituto Biológico, pero gran parte de los ensayos clínicos se hace en Hadassah con nuestros científicos, por lo cual se conversó sobre esta oportunidad”, destacó Diener a AJN.

La vacuna se encuentra en la Fase II de desarrollo. De los ensayos participan 1000 voluntarios sanos mayores de 18 años, incluyendo ancianos. Por el momento no se han registrado efectos adversos, de acuerdo a la información consignada por los medios locales. Para el ensayo de la Fase III está planificado probar la eficacia a gran escala, con la participación de hasta 30 mil voluntarios en Israel y en el extranjero.

La vacuna israelí es producida mediante el método de “virus modificado genéticamente” y no requiere transporte en frío.

Reunión internacional

Los equipos del ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires y sus pares de Israel intercambiaron experiencias, objetivos y metodologías con las que llevan adelante la campaña de vacunación contra el coronavirus. En ambos países la vacunación es gratuita y optativa, por lo que permite analizar los parámetros en igualdad de condiciones.

“Intercambiamos experiencias y nos hicimos preguntas sobre cuáles son los principales desafíos de la campaña de vacunación en un país donde también se hace de manera voluntaria. Es muy interesante poder analizar los éxitos y los problemas que tuvieron. Así los observamos e intervenimos para evitar mayores complicaciones”, señaló el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.

La comitiva sanitaria israelí estuvo conducida por el Jefe de Asesores del Ministerio de Salud de ese país y responsable de la campaña de vacunación, Boaz Lev, que presentó el trabajo realizado hasta el momento en Israel con la campaña de vacunación avanzada y que, según lo expuesto, ya arroja excelentes resultados sobre el impacto del virus en la población.

 

 

Además, se conversó sobre el desafío de la vuelta a las clases presenciales, el accionar sobre los grupos especialmente vulnerables y además se coincidió en la estrategia de distribución y armado de los puntos de vacunación. Al respecto Kreplak señaló que “a pesar de la diferencia poblacional y la extensión territorial ambos ministerios creemos en la necesidad de poder centralizar los procesos de vacunación y hacerlo cerca de los territorios para que la población se traslade lo menos posible”.

Por otro lado, se acordó la continuidad del trabajo conjunto para investigaciones científicas e intercambio de información constante sobre el avance de la vacunación en ambos países para seguir ampliando la transferencia de conocimiento.