Una nueva cepa del covid-19 está reemplazando a otras versiones del virus, con mutaciones que afectan a una parte del virus y que aumentan la capacidad de infectar células. Se cree que la variante, detectada en Reino Unido en los últimos días, tiene una mayor transmisibilidad o capacidad de contagio.

La patóloga pediatra argentina en Gran Bretaña, Marta Cohen, informó sobre las complicaciones que trae esta cepa, que está obligando a los estados europeos a endurecer fronteras y a cancelar los vuelos desde y hacia Reino Unido.

La mutación del virus estaría afectando a los más jóvenes, bajando el promedio de edad de contagio a los 41 años, según las primeras conclusiones de los científicos, informa Cohen. Asimismo sostiene que “Mientras más circulemos más mutaciones del virus surgen en el mundo”, por lo que debe haber una fuerte apelación a la responsabilidad individual.

 

 

El Reino Unido reconoció ayer que la nueva cepa de coronavirus “está fuera de control” y que generó el llamado a reuniones por parte de Boris Johnson del comité de emergencias para resolver el accionar estatal frente a la mutación del virus que ya circula y pone bajo alerta al continente europeo.

Las autoridades británicas analizan no solo el impacto sanitario de la aparición de la nueva cepa sino también las consecuencias económicas por el nuevo confinamiento y la decisión de varios países de suspender los vuelos con el Reino Unido.

Ayer, las autoridades británicas confirmaron 326 fallecidos en 24 horas, tal y como refleja el nuevo balance de casos de coronavirus publicado hoy, primer día del nuevo confinamiento en Londres y el sudeste de Inglaterra por el repunte de casos, asociado en parte a la aparición de una nueva cepa que se propaga un 70% más rápido que la original.

Los científicos creen que esta versión del virus es más difícil de controlar, al menos hasta que la vacuna se aplique en buena parte de la población y haya una mayor inmunidad. Hasta ahora, en Reino Unido se vacunó a 350 mil personas.

El gobierno de Johnson está tomando medidas restrictivas en las zonas afectadas sobre las instalaciones de ocio y servicios no esenciales, al menos hasta el 30 de diciembre. Además, exhortan a los ciudadanos a quedarse en sus domicilios y a hacer teletrabajo en la medida de las posibilidades.

Muchas personas decidieron dejar Reino Unido para las fiestas pese a la aceleración de contagios y a la nueva cepa del virus, lo que generó repudio y un fuerte despliegue policial para custodiar la entrada y salida de ciudadanos. Buscan evitar un contagio masivo de esta cepa del virus, que todavía está bajo estudio científico. Mientras tanto, en vísperas de las fiestas, el país sigue buscando inmunidad a través de la vacuna.