Otra disputa política por una cuestión sanitaria vuelve a presentar a los mismos actores en el ring: funcionarios de Nación y Ciudad tienen por estas horas un nuevo foco de conflicto, acusaciones cruzadas y roces propios de una pandemia que sigue desnudando y exponiendo las debilidades del sistema sanitario argentino.

La titular del PAMI, Luana Volnovich, disparó contra el gobierno porteño por la clausura del Hospital Español ocurrida en la tarde noche del lunes y responsabilizó a Horacio Rodríguez Larreta y a Fernán Quirós “por cualquier consecuencia derivada de esta decisión”.

Lo hizo a través de una serie de tuits en los que cuestionó: “¿Clausuraron un hospital en medio de la pandemia por falta de una oblea y unas luces de emergencia?”.

En tanto, la funcionaria nacional señaló que “el Hospital Español atiende a 71 mil afiliadas y afiliados y es nuestro mayor centro de derivación de pacientes COVID en CABA. Para mañana (por hoy) teníamos 26 cirugías, 680 turnos, 93 pacientes oncológicos, 8 pacientes para quimioterapia y podría seguir”.

En la misma línea, Volnovich manifestó preocupación por los pacientes de PAMI que estaban siendo atendidos o tenían turnos previstos en el hospital clausurado. Anticipó que denunciará a la Ciudad “en resguardo de las afiliadas y los afiliados”.

Ya en el Hospital durante el mediodía de este martes, Volnovich dijo que "14 años hace que gobiernan esta Ciudad y este hospital está aquí. ¿No es sugerente que lo hagan en un año de pandemia?". Además, admitió fallas y aseveró: "Todo se puede resolver. La intimación está perfecta. No están utilizando el saber para garantizar la seguridad de las personas". 

Aunque la cuestión central pasa por saber dónde serán trasladados los pacientes hospitalizados, la trama política copó nuevamente la discusión sanitaria.

Luego de la acusación de Volnovich y el anticipo de formalizar una denuncia penal, Larreta realizó declaraciones a FM Urbana: “La clausura del Hospital Español es un pedido de la Justicia nacional; no voy a entrar en polémicas políticas alrededor de temas de salud. No es lo que la gente necesita entrar en polémicas con la directora del PAMI: la información que tengo es que se trata de una orden judicial; hay inspectores de la Ciudad sobre los cuales no tengo ninguna injerencia; y no me voy a enganchar en discutir esto... es un tema para tratar a nivel técnico, no para una polémica política”.

Volnovich pidió a la Provincia una derivación masiva de pacientes y se supo que existió una comunicación con Axel Kicillof, que puso a disposición centros de salud de la Provincia de Buenos Aires para que los pacientes fueran internados allí. “Luana y Axel hablaron del tema. Se estuvo buscando algo de PAMI Provincia”, contaron a este medio.

Sin embargo, voceros de la gobernación bonaerense confirmaron a Data Clave que esto no se hizo efectivo y que Rodríguez Larreta pretende hacer las derivaciones en territorio porteño: “Larreta lo quiere solucionar en Ciudad. Por ahora no llegaron pacientes de PAMI acá”, cuentan desde la Provincia. La estrategia porteña parece ser la de desactivar la posibilidad de que la gobernación bonaerense se erija como "la salvación" de los jubilados afectados por la clausura.

La Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires clausuró el Hospital Español luego de detectar, en una inspección ordenada por oficio judicial a partir de un principio de incendio, “graves fallas de seguridad e irregularidades”, según revelaron desde el organismo de control porteño a Data Clave. “Faltaban luces de emergencia, había cables expuestos y tres bidones de gasoil en un subsuelo”, contaron quienes participaron del operativo.

El fallo judicial que requirió la inspección de la AGC fue del Juzgado de Primera Instancia en lo Comercial nro 22. Ante la verificación de las instalaciones de Avenida Belgrano 2975, según el parte oficial con el que el organismo justificó la clausura, se hallaron distintas fallas de seguridad entre las que se encuentran “no poseer registro ni mantenimiento de las instalaciones de incendio; falta de mantenimiento y registro de 12 ascensores y montacargas y termotanques; falta de luces de emergencia en todos los medios de salida, instalaciones eléctricas con cables expuestos y derretidos”.  

Asimismo, también se comprobó “la existencia de 3 tanques de gasoil de 25 litros cada uno en uno de los subsuelos, lo que representaba un grave peligro” y se determinó que “más del 70% del edificio (11 pisos y 2 subsuelos) no estaba en condiciones de funcionar, generando un peligro latente para los pacientes y trabajadores del lugar, por lo que se determinó la clausura preventiva”.

Al recibir las acusaciones, portavoces del gobierno porteño se desentendieron de la clausura del centro de salud: “No tenemos competencia sobre el Hospital Español. Lo clausuró la AGC por pedido de la Justicia Nacional. Si PAMI solicita derivaciones a otro hospital de Ciudad, no hay problema”. A priori, PAMI ejecutaría las derivaciones, aunque el tema está en manos de la AGC y de la Justicia.

El conflicto por la clausura del centro de salud situado en Avenida Belgrano se da en medio de distintos frentes de batalla entre los gobiernos de la Nación y de la Ciudad. Hay quienes creen que la inspección tuvo un trasfondo político y que existían enojos previos a partir de la asignación de vacunas a prepagas y obras sociales sindicales. “No le dieron vacunas a PAMI en General, lo marginaron como efector y ahora clausuran el Hospital Español”, plantean quienes siguen la trama de cerca. “Son luces y carteles, pero atrás hay una guerra. Seguramente hay fallas pero esto está metido en un conflicto”, sueltan, aunque en principio es solo una especulación.