No es la primera vez que ocurre, pero no por eso deja de generar asombro y preocupación por la decisión de hacer justicia por mano propia.

Según medios de prensa de Tucumán, un grupo de vecinos linchó y le amputó dos dedos de una mano a un joven de 18 años al que acusaban de ser un ladrón.

El joven se movilizaba en una moto junto a un acompañante por el sur de la capital tucumana, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho ocurrió anoche, cerca de las 23, cuando efectivos de la Policía tucumana fueron alertados por un llamado al 911 sobre un robo cometido en la calle Jujuy al 4.300 del que habían participado dos jóvenes a bordo de una moto.

Al llegar al lugar, los policías se encontraron con un grupo de vecinos que había atrapado y golpeado a uno joven de 18 años, al que le atribuían haber cometido el robo, dijeron las fuentes.

Los policías establecieron que el sospechoso estaba herido de gravedad, por lo que debió ser trasladado de urgencia a un centro de salud donde le diagnosticaron politraumatismos y la amputación de los dedos anular y medio de la mano derecha.

A pesar de las lesiones, el agredido se encuentra fuera de peligro, mientras que no se informó sobre la situación de su acompañante.

En tanto, se inició una causa penal por “lesiones por agresión” a quienes participaron del linchamiento del sospechoso.

Este no es el primer hecho de estas características que ocurre en la provincia, donde vecinos atacan a presuntos delincuentes.

En enero último, murió el joven Rubén Albornoz, quien permaneció internado ocho días en el Hospital Padilla y falleció como consecuencia de las heridas que padeció, después de que los vecinos lo golpearon después de un robo.

Según fuentes del centro de salud, el hombre sufrió varios paros cardiorrespiratorios. Por otro lado, los estudios que le practicaron arrojaron que estaba infectado de coronavirus.