En lo que fue un hecho histórico, el hombre más rico del mundo y fundador de Amazon y Blue Origin, Jeff Bezos, cumplió su sueño y viajó al espacio en su propio cohete New Shepard. Fue el primer viaje de este tipo que se realizó con éxito.

El periplo duró 10,18 minutos exactos desde el oeste de Texas hasta más allá de la línea Karman y viceversa, para coincidir con el 52 aniversario de la llegada a la Luna. Bezos viajó acompañado de su hermano Mark , la aviadora Wally Funk, quien a sus 82 años se convirtió en la astronauta más vieja de la historia, y el holandés Oliver Daemen, de 18 años, quien ya es el más joven en llegar al espacio.

El vuelo superó la barrera de los cien kilómetros de altura, la frontera espacial, y quedó durante cuatro minutos en situación de ingravidez antes de regresar a la Tierra. Se trata de un paso importante en el ámbito del turismo espacial ya que fue el primer vuelo no pilotado y con una tripulación totalmente civil. “El mejor día de mi vida”, dijo Bezos al aterrizar.
 

Bezos, de 57 años, fundó Blue Origin en 2000 con el objetivo de algún día construir colonias espaciales flotantes con gravedad artificial donde asegura que millones de personas trabajarán y vivirán. Hoy, la compañía está desarrollando un cohete orbital llamado New Glenn y un módulo de aterrizaje lunar que espera contratar con la NASA.

Cabe señalar que New Shepard ha realizado 15 vuelos sin tripulación para ponerlo a prueba y testear los mecanismos de seguridad.

 La hazaña de Bezos se suma a los éxitos cosechados por Elon Musk con SpaceX, que se especializa en vuelos espaciales más ambiciosos, como llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional. Musk también prepara un vuelo similar a los de Blue Origin para septiembre, Inspiration4, con una tripulación totalmente civil financiada por otro millonario: Jared Isaacman.