María Eugenia Vidal había reaparecido hace unas semanas. Junto a Horacio Rodríguez Larreta y Emilio Monzó, entre otros, comenzaron a construir un perfil distinto al que adoptó la actual presidenta del PRO, Patricia Bullrich. El positivo en Covid-19 la obligó a respetar el aislamiento, pero como las diferencias no ceden en el interior del principal partido de la oposición, la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires se mantiene activa desde zoom. “Puede haber diferencias coyunturales porque somos muchos y diversos”, declaró.

En una charla virtual ante vecinos de La Matanza que organizó el exministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, Vidal instó a mantener activa la militancia y a seguir cerca de la gente en estos “tiempos que atravesamos que son muy difíciles, y los que vienen van a ser aún más”. Convocó también a marcar los errores del Gobierno, como lo hizo la gente “porque no querían que liberaran a personas que habían cometido delitos graves” o cuando “cada uno salió a defender su trabajo, su esfuerzo”.

 

Alejandro Finocchiaro on Twitter

 

Pero también se refirió a la interna que divide aguas dentro del PRO y que estalló el último sábado, en un movimiento que obligó a realizar modificaciones en la conducción partidaria: “Puede haber diferencias coyunturales porque somos muchos, y somos diversos. Ese espacio, de república, de libertad, de progreso genuino, de dignidad, de construimos en el 2015 con la UCR, con la Coalición Cívica y el PRO, sigue ahí”.