La carta que recibió este martes el Gobierno firmada por la Madres de Plaza Mayo generó un fuerte revuelo en el entorno de Alberto Fernández, que por la tarde le contestó a la asociación de Derechos Humanos que conduce Hebe de Bonafini.

“Usted sentó en la mesa a todos los que explotan a nuestro trabajadores y trabajadoras, y a los que saquearon al país”, es uno de los fragmentos de la carta en la cual Bonafini le confirmó al Presidente la posición de las Madres. La carta asegura que "después de mucho discutirlo nos dirigimos a usted con mucho dolor porque nos sentimos agraviadas y heridas en lo más profundo de nuestro corazón”.

Dura carta de Madres de Plaza de Mayo a Alberto Fernández

Pasadas las 19 horas Alberto Fernández publicó en su cuenta de Twitter su respuesta en la que dice escuchar y atender “sus observaciones o reparos”, y adujo compartir “el dolor por el sufrimiento de nuestro pueblo que se ha agravado por la tragedia de esta pandemia que enfrentamos”. 

Alberto Fernández on Twitter

Respecto al punto que Madres de Plaza de Mayo cuestionó, que es haber sentado a su lado, en el mensaje por el 9 de julio, a los empresarios del grupo denominado “G-6”, Alberto argumentó: “Ustedes saben muy bien que en la mesa de este Presidente se sienta gente de empresas grandes, medianas y pequeñas, trabajadoras y trabajadores, movimientos sociales, estudiantes, jóvenes, nuestros científicos; todos y todas, porque esa es mi responsabilidad”.

No es la primera crítica interna que recibe Alberto tras ese escenario que eligió para el 9 de julio. El domingo recibió un cuestionamiento indirecto por parte de la vicepresidenta Cristina Kirchner, que consideró como “el mejor análisis que he leído en mucho tiempo”, un artículo de Alfredo Zaiat en Página 12 en el cual cuestionaba el rol “del establishment” en un proyecto económico “de desarrollo nacional”.

Cristina Kirchner on Twitter