La curva de casos de coronavirus mostró en los últimos siete días un espiral ascendente muy preocupante que alertó a las autoridades sanitarias. A tal punto que esta tarde Alberto Fernández volvió a reunirse en Olivos con el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta para analizar la situación y evaluar la toma de medidas de prevención más restrictivas.

En el encuentro, los funcionarios manifestaron su “preocupación” por el aumento de casos que se vienen produciendo en los últimos días y coincidieron en un llamado a la población para que “extremen los cuidados” y apelando a la “responsabilidad de todos y todas”, aún más en la celebración del Año Nuevo.

Durante la reunión acordaron además en mantener desde la semana próxima reuniones periódicas para ir evaluando la situación sanitaria y los partes diarios de casos producto del Covid-19.

La cumbre fue un anticipo de lo que puede llegar a pasar si la responsabilidad social no resulta suficiente para reducir el cada vez más creciente número de contagios.

Uno de los integrantes del Comité Asesor que acompaña al presidente en la evaluación del escenario generado por la pandemia, le dijo a Data Clave que "es muy preocupante el crecimiento de los casos, estamos en una cifra que teníamos en agosto y probablemente este no sea el número más alto porque la tendencia puede ser a aumentar mucho más", sostuvo el infectólogo Tomás Orduna.

A la hora de evaluar posibles medidas, el profesional apeló a la conciencia social como primera instancia, pero ante la falta de resultados, opinó que "la única manera de cortar el movimiento de las personas es decir a partir de tal hora no circula nadie, personalmente creo que el toque de queda es una medida muy desagradable, pero en otros países de la región como Perú o Chile, se obtuvo resultado favorables con su aplicación".

En el ministerio de Salud nacional barajan varias hipótesis. "Estamos analizando la posibilidad de implementar medidas más restrictivas, pero para eso es necesario volver al acuerdo político inicial"

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostuvo hace algunas semanas que el toque de queda puede reducir los contagios. Fue la doctora responsable de enfermedades emergentes y zoonosis del organismo, Maria Van Kerkhove, quien afirmó que "este tipo de medidas son útiles para cortar la transmisión del virus, sobre todo cuando la curva se dispara". También el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan, sostuvo que "nadie desea un confinamiento pero es cierto que algunos países han sufrido un aumento extraordinario en el número de casos de contagio que necesitan frenarlo y este es un camino efectivo".

Desde la cartera sanitaria bonaerense admitieron que la medida está en análisis. "Puede ser una opción y no la descartamos, aunque también evaluamos otras posibilidades, como entorpecer la salida de población durante el verano rumbo a la costa, tenemos alguna que otra carta en la manga, pero todo esto lo estamos analizando con el gobernador", le dijo a este portal el jefe de Gabinete de asesores del ministerio de Salud provincial Enio García.

Al más alto nivel del Ejecutivo nacional tampoco se descarta la toma de medidas drásticas. Consultado sobre la posibilidad de un toque de queda, un funcionario muy importante con despacho en la Casa Rosada le dijo a Data Clave: "estamos trabajando con Axel (Kicillof) en eso y en las próximas horas habrá novedades".