La Cámara Federal dice que la causa por las supuestas maniobras de lavado de activos en la que están imputadas la madre del fiscal fallecido Alberto Nisman y su hermana está paralizada y pide que tenga celeridad.

Los jueces Lepoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Mariano Llorens intervinieron por el pedido que el empresario Claudio Picón (también imputado) hizo en el expediente para que le devuelvan algunos documentos relacionados a autos de su empresa. Picón era el dueño del Audi que usaba Nisman.

Los camaristas señalaron: "El tiempo transcurrido desde la incorporación de los legajos al expediente y la ausencia de un concreto avance en el sentido de la hipótesis investigada". Recordaron que se investiga en el expediente si un grupo de personas (entre las que está Diego Lagomarsino) llevaron a cabo "diversas maniobras tendientes a introducir en el circuito financiero legal, bienes o activos provenientes de un ilícito".

"Se torna necesario instar al Juez de la anterior instancia a arbitrar los medios necesarios para que se avance en la pesquisa con la mayor celeridad que la investigación lo permita", dicen los jueces en referencia al magistrado que está a cargo ahora de la causa, Marcelo Martínez de Giorgi. Antes la tuvieron Rodolfo Canicoba Corral y luego Claudio Bonadio.

El origen del expediente fue el descubrimiento de una cuenta en el banco Merril Lynch de Nueva York , de la que Lagomarsino era titular y Nisman era apoderado. Allí fueron detectados unos 600 mil dólares, depositados en parte por el financista Damián Stefanini, desaparecido en 2014.