La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner señaló que “no podemos pagar” al FMI  “porque no tenemos la plata” y cuestionó que “los que estatizaron sus deudas en la dictadura nunca les pasó nada”, durante un evento en conmemoración de un nuevo aniversario del Golpe de Estado de 1976.

“Con los plazos y con las tasas que se pretenden no solamente es inaceptable, es un problema de que no podemos pagar porque no tenemos la plata”, afirmó la funcionaria en relación a la deuda con del FMI que está negociando Martín Guzmán en Estados Unidos.

Sin embargo, aclaró: “No estamos diciendo de no pagar la deuda. Nuestro espacio político fue el único que pagó las deudas de todos los otros gobiernos. Deberíamos hacer un esfuerzo, sobre todo aquellos que tienen responsabilidades institucionales, sean del oficialismo o de la oposición, para que nos den mayor plazo y otra tasa de interés de una deuda que otros contrajeron”.

La expresidenta indicó que "las políticas de Memoria, Verdad y Justicia castigaron a los que violaron los derechos humanos, pero a los que instigaron, apoyaron y empujaron a hacer lo que hicieron nunca les pasó nada" y agregó que “necesitaron de la desaparición y tortura para imponer un modelo económico”.

Aprovechó la oportunidad para hacer una alusión al expresidente Mauricio Macri y su padre, Franco. “A los que estatizaron sus deudas y apoyaron a la dictadura no les pasó nada. Terminaron más ricos y nos dejaron ese regalo. Entre ellos, la familia y del grupo económico de ya sabemos quién. Se hicieron los otarios cuando todos los argentinos debimos pagar la deuda de ellos", sostuvo.

Además, habló de la “paradoja” de que “los que están en contra del Estado, de las intervenciones, son los mismos que durante la dictadura estatizaron sus deudas".

 

 

Fernández de Kirchner dijo que el Frente de Todos "tiene la clara voluntad de pagar la deuda externa” y que es "el único espacio político que nunca endeudó a la Argentina y pagó las deudas de todos los otros gobiernos".

También consideró que Argentina necesita un acuerdo político entre todas las fuerzas para hacerle frente "a cuestiones estructurales como son el endeudamiento externo y la economía bimonetaria".

En otro orden, Cristina defendió la política exterior "multilateralista" desarrollada por el kirchnerismo y estimó que en base a ella "con las únicas vacunas" que cuenta hoy el país "son rusas y chinas".