El presidente Alberto Fernández inauguró este mediodía el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso con un mensaje ante la Asamblea Legislativa, con un balance de su primer año de gobierno signado por la pandemia del coronavirus.

El mandatario renovó sobre el final sus críticas al funcionamiento del Poder Judicial, antes dijo que impulsará una querella criminal por el crédito que el gobierno de Macri tomó con el FMI y anunció que buscará desdolarizar las tarifas de los servicios públicos.

"Hace un año vine a este Congreso de la Nación con la voluntad inquebrantable de levantar a un país que había quedado de rodillas", dijo el mandatario al comienzo y aseguró que "llego con mis convicciones intactas".

El Covid se hizo presente en el Congreso porque todavía no se diluye el eco del escándalo por los vacunados vip y además no pudo participar de la asamblea la ministra de Salud, Carla Vizzotti, contagiada la semana pasada.

Tampoco asistió el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, por ser un contacto estrecho de la ministra que reemplazó a Ginés González García. Aunque el test que se le realizó dio negativo, sigue aislado en forma preventiva.

Por el mismo motivo se pidió que no asistieran militantes al Congreso y el presidente recomendó que lo acompañaran por las redes virtuales.

El mensaje tuvo como eje también las metas previstas para dar impulso a la reactivación de la economía a través del crecimiento del salario, en un año que estará marcado por el avance del plan de vacunación contra el coronavirus en marcha.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner arribó al Palacio Legislativo en primer término y fue la encargada de abrir, a las 11, la Asamblea Legislativa.

 

 

Repaso de la gestión

Al comenzar el repaso de lo hecho durante el año último, dijo que "primero hubo críticas de los que reclamaban la rentabilidad por sobre la salud, después los que nos acusaban por un complot universal, después cualquier excusa fue válida para hacer banderazos".

Fernández sostuvo que la gestión de la pandemia de coronavirus fue el "logro de una Nación puesta de pie para superar adversidades" y resaltó que su Gobierno tuvo una voluntad "inquebrantable" en ese aspecto.

"La lucha contra las consecuencias del coronavirus ha sido en todo el planeta más extensa de lo que se pensó, pero ni un solo día bajamos los brazos, ni ante el incremento de contagios ni ante la crítica injusta", planteó el mandatario.

"He sufrido con cada fallecimiento, manifiesto aquí mi acompañamiento a quienes han perdido a un ser querido", dijo el Presidente al referirse a los muertos por la enfermedad, que ya superó los 50 mil víctimas.

Vacunados VIP

Al hablar del escándalo de los vacunados VIP, el Presidente dijo que "las reglas se deben cumplir y si se cometen errores hay que corregir y hay que hacerlo de inmediato", dijo en referencia al pedido de renuncia González García.

"No llegué a la presidencia para ser sordo a las críticas bien intencionadas, pero tampoco para dejarme aturdir por críticas maliciosas de poderes económicos concentrados que buscan la fractura del pueblo argentino", agregó el mandatario.

También hizo mención a las críticas de la oposición cuando dijo que "me acusaron de haber impuesto una infectadura, blasfemaron contra la vacuna del Instituto Gamaleya, nos acusaron penalmente por envenenar a la población".

Y luego "todos ellos reclamaron que el supuesto veneno que suministrábamos era insuficiente".

El crédito del FMI

Más adelante, se refirió a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y al millonario crédito pedido por el gobierno de Mauricio Macri, al que calificó como una administración fraudulenta y malversación de caudales.

"Instruí a las autoridades permanentes para que formalmente inicien querella criminal contra quienes han sido actores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales que nuestra memoria recuerda", agregó.

También afirmó que "no va a haber ningún ajuste que otra vez recaiga sobre las espaldas de nuestro pueblo", al recordar que uno de sus compromisos de campaña fue que la prioridad de su gestión son los "últimos" de la escala social.

"Nuestras negociaciones con el FMI seguirán adelante en un marco de respeto", subrayó Fernández y añadió que "el diálogo ha sido hasta aquí muy constructivo" y el país recibió "muestras de apoyo tanto de la comunidad internacional como de los miembros del G20".

 

 

El mandatario recordó que los pagos previstos para devolver el crédito pedido por el gobierno de Cambiemos eran de 18 mil millones de dólares en 2022 y más de 19 mil millones al año siguiente. Dijo que fue el crédito más importante de la historia del FMI para permitir la reelección de Macri.

Luego se refirió a la inflación y dijo que los salarios deben superarla para ayudar a la reactivación. Calificó a la recuperación de los ingresos salariales "como una prioridad"  para este 2021.

"Debemos hacer que los salarios crezcan y los precios se estabilicen. El sistema capitalista fracasa en el mismo instante que los que consumen son expulsados del mercado”, describió el mandatario.

En esa línea se refirió al proyecto que promovió  el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, para aumentar el monto no imponible del impuesto a las ganancias y que ya se encuentra a discusión en el Parlamento.

“Proponemos incrementar los montos del mínimo no imponible para el impuesto a las ganancias. Quiero pedirle a este cuerpo legislativo que apure el tratamiento de la ley para que 1.200.000 argentino quien liberados de pagar este tributo", indicó.

“Es necesario que este Congreso se aboque a tratar la ley que recategoriza y da moratoria a más de 300.000 monotributistas”, agregó.

Fernández también se refirió a las tarifas de los servicios públicos y a la forma en que se deberán actualizar. “Llega el momento de regularizar el sistema tarifario que estuvo congelado todo este tiempo. Mi objetivo es que los subsidios del Estado vayan a los que los necesiten. Las tarifas deben ser justas", anunció.

“Voy a mandar al Congreso una ley que declare la emergencia de los servicios públicos y regulados con el objeto de desdolarizarlos definitivamente y adecuarlos a una economía donde los ingresos son en pesos”, adelantó.

En otro orden, Fernández dijo que "sin salud no hay presente, sin educación no hay futuro" y señaló que su meta es, para cuando termine su mandato, alcanzar los estándares de la Ley de Financiamiento Educativa.

El Jefe de Estado recordó que, durante el gobierno de Macri se bajó la inversión educativa de 6.1% del Producto Bruto en 2015 a 4.9 en 2019. También aseguró que el gobierno este año "retomará la convocatoria a debatir una nueva ley de Educación Superior".

Críticas al Poder Judicial

Ya sobre la parte final de su discurso se refirió al Poder Judicial y recordó que el año pasado ordenó la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y prohibió que los agentes intervinieran en causas judiciales en trámite.

Fernández consideró hoy que el Poder Judicial de la Nación está en "crisis" y que es el "único poder que parece vivir en los márgenes de la democracia".

"La reforma del Poder Judicial en su más amplias dimensiones es una demanda impostergable de la sociedad", sostuvo el mandatario y añadió: "Quisiera que en mis críticas al sistema judicial nadie vea rencor ni voluntad de favorecer a alguien".

"En la Argentina de hoy hay un fiscal procesado por espionaje y sigue en funciones como si nada. A ese fiscal no se le aplica esa doctrina que recomendaba la detención preventiva de personas cuando su poder residual afectaba la investigación. Es cierto su poder no es residual, es actual”, dijo en referencia al fiscal federal Carlos Stornelli.

Pidió hoy la Congreso de la Nación que asuma el rol de "control" del Poder Judicial que le otorga la Constitución Nacional ante los "desvíos" en los que está incurriendo ese poder del Estado, y mencionó el caso del juez Gustavo Hornos y sus visitas al expresidente Macri, sin mencionarlo directamente.

Pidió a la Cámara de Diputados que discuta el proyecto de reforma del fuero federal que tiene media sanción por la Cámara de Senadores.

Y además anunció el envío de proyectos de ley para reformar el funcionamiento del Consejo de la Magistratura y la creación de un nuevo tribunal al que se podrá llegar en apelación y le quita competencias a la Corte Suprema de Justicia.

Fernández  anunció hoy que enviará al Congreso proyectos de ley para establecer el "funcionamiento del recurso extraordinario ante la Corte Suprema", además de reformas destinadas a fijar la "exacta competencia del máximo tribunal".

El presidente dijo hoy que consultará con los gobernadores provinciales para promover la creación de un tribunal federal de garantías con competencia "en cuestiones de arbitrariedad".

"Consultaré con los señores gobernadores, en el marco de lo que sostiene la Constitución Nacional, que se promueva la creación de un Tribunal Federal de garantías con competencia en cuestiones de arbitrariedad. Así, la Corte Suprema podría circunscribir su competencia a lo que la Constitución expresamente le ha dado", dijo al hablar ante la Asamblea Legislativa.

Sobre el final hizo un llamado a terminar con las diferencias entre los diversos sectores de la política y en la sociedad.

"Quiero ser recordado como un argentino que un día fue elegido como Presidente y fue capaz de servir a su pueblo sembrando la mejor de las semillas: la unidad de su país, más allá de las diferencias", indicó.