De aprobarse el proyecto de ley de Aporte Extraordinario de las Grandes Fortunas serían "sólo 9.298 personas" las que lo pagarían y se "recaudaría 307 mil millones de pesos". "No son más impuestos a la clase media. Sólo 253 personas financiarían el 50% de lo recaudado ($150.000 millones)", indican desde la Fundación Friedrich Ebert Argentina y del Centro de Economía Política Argentina en un informe sobre la importancia del Aporte Extraordinario de las Grandes Fortunas.

De acuerdo al documento, Argentina no es el país que más presión impositiva tiene sobre la renta, ya que "la alícuota más alta del impuesto a la renta individual es de 35%, mientras que en Europa las tasas sobre renta individual superan el 40% y llegan en algunos casos hasta el 55%".

Además, agrega que hay varios países que impulsan Aportes Extraordinarios, como España, Italia, Brasil, Chile y el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden para contrarestar los efectos de la pandemia en la recaudación.

 

 

Respecto al concepto de que los ricos pagan muchos impuestos, el informe aclara que el único directo a la riqueza en Argentina es el "Impuesto a los Bienes Personales y es prácticamente insignificante en la recaudación total".

Otro de los mitos que tira por la borda este documento es que este impuesto implica que habrá menos inversiones. "El aporte es sobre las personas físicas y no sobre las sociedades, por ende no afecta las inversiones productivas. Además, las inversiones empresariales vienen de la mano de créditos y financiamiento los cuales no se ven afectados de ninguna manera", argumentan.

 

 

Además, considera que Argentina no es el único país que quiere avanzar en impuesto a los ricos. A modo de ejemplo toman el caso de España que durante la pandemia el PSOE y Unidos Podemos pactaron una suba de impuestos para rentas altas y grandes empresas para cerrar los Presupuestos (tres puntos el IRPF para rentas del capital de más de 200.000 euros y dos puntos el IRPF para rentas del trabajo de más de 300.000).

"Ya existen ejemplos de impuestos extraordinarios a los ricos en el mundo: Alemania cobra el ‘Impuesto solidario’ en el que se tributa una sobretasa de 5,5% sobre la renta individual por sobre las existentes. España cuenta con un impuesto a grandes fortunas que aumentará de 2,5% a 3,5% en el año 2021. Francia cuenta con un “Impuesto excepcional” de 3% extra a las ganancias individuales superiores a 250.000 euros y un 4% a las mayores a 500.000 euros", concluye el informe.