La Federación de Entidades Vasco Argentinas cuestionó a través de un comunicado una fuerte comparación de Alberto Fernández durante su discurso: “En el País Vasco hubo que elegir entre quién se salvaba y quién moría de coronavirus, Argentina no quiso eso", dijo el Presidente, quien recibió en estas horas una respuesta de la comunidad.

En la carta dirigida al presidente, representantes de la colectividad califican de injusta la mención y explican que “no fue la situación del País Vasco ni cercanamente similar a la de otras comunidades. Por el contrario, los recursos se administraron de mejor modo y con menor sufrimiento del que se pretendía ejemplificar en ese discurso”. El País Vasco tiene, hasta el 17 de julio, 14.117 casos de coronavirus y 1.563 muertos a causa de la enfermedad, según información oficial de la región española.

En su discurso, Fernández planteó que “por mucho que nos duela la sensación de encierro y los problemas que genera, el aislamiento es lo que nos permite no caer en la crisis que cayó el País Vasco”, pero desde la colectividad vasca en Argentina salieron a contestarle: “Nos cuesta entender por qué se ha hecho esa mención injusta”, expresaron en la nota enviada al presidente.

 

Según un estudio de la plataforma internacional #nomorepandemics publicado por COVIDMODEL.es y difundido en España, la mitad de las muertes del País Vasco estuvieron vinculadas a un colapso del sistema de salud. El informe hace referencia a un incremento de la tasa de mortalidad en la medida en que no se puede dar atención a los infectados graves.

La Consejera de Salud del País Vasco, Nekane Murga, aseguró hace algunas semanas que el sistema no había colapsado y que tenía capacidad de respuesta. En el pico de la pandemia en España, la región llegó a estar tercera en cantidad de contagios, detrás de Madrid y Barcelona.

La mención Fernández tuvo que ver con un documento elaborado por el Servicio Vasco de Salud, que afirmaba que pese al fortalecimiento del sistema, en caso de haber desequilibrios entre la cantidad de pacientes y los recursos disponibles, las camas y los respiradores debían aplicarse a los pacientes con “mayores posibilidades de supervivencia”.

No es la primera vez que Fernández tiene inconvenientes a partir de analogías con lo que ocurre en otras latitudes. Chile y Suecia ya habían reaccionado previamente a conferencias de prensa anteriores en las que el presidente comparaba estadísticas y modelos de la Argentina y esos países.