El gobernador Axel Kicillof está convencido. Y su intención es clara: la reelección es un objetivo a largo plazo. Pero para lograr una competencia a la altura necesita conseguir un apoyo contundente de los intendentes bonaerenses. Algo que, hasta el momento, logró de manera parcial. Sin embargo, el núcleo duro todavía no se manifestó al respecto. E incluso dio señales de apostar por la idea de un jefe comunal como competidor interno.

El apuntado es Martín Insaurralde quien coordina a un conjunto importante de jefes comunales y tiene buena relación con los barones más fuertes del GBA, además de un pacto político con el presidente del PJ, Máximo Kirchner. El actual jefe de Gabinete bonaerense se convirtió en una firme de peso por su relacionamiento con los alcaldes. No solo del oficialismo sino también de la oposición. Y, en algunas de las encuestas a pedido, ya figura como precandidato con la firme intención de medirse.

Los intendentes entendieron tras el repunte logrado entre las PASO y las generales del 2021 que su figura tiene un rol preponderante. Y que, sin CFK como principal anzuelo de votos, su cercanía con la gente cobra un valor significativo para conseguir el primer paso a la urnas en los territorios más poblados.

Es por eso que los alcaldes ya no ceden en sus pedidos. Y quieren tener mayor presencia no solo a nivel provincial sino también en una mesa de discusión nacional. De ahí la presión de salir a mostrarse con dudas en torno a la decisión de ponderar a Kicillof. Y es que más allá de lo que suceda, la intención es tratar de lograr los acuerdos necesarios en la previa del cierre de las listas para que los jefes comunales tengan su participación y representación en el ejecutivo ante un eventual caso de triunfo electoral.

Con ese marco de fondo, la Liga de intendentes se reunirá este sábado en el partido de La Costa para comenzar a delinear los próximos pasos del año electoral. El grupo volverá a verse las caras luego de su conformación en noviembre y un segundo encuentro en diciembre, cuando resolvieron avanzar con la idea de reunirse más seguido.

No vamos a tomar decisiones sobre nada. Es la oportunidad de saber cómo viene trabajando cada uno en los distritos y poder ver qué se puede hacer como grupo para darle más entidad y peso a ciertos pedidos”, le dice a Data Clave uno de los jefes comunales que ya aseguró su presencia. Y sobre el rol del gobernador, sostuvo: “No se trata de Kicillof sí o no. Kicillof es el gobernador. Y tiene que estar. Pero los intendentes también tenemos que estar”.

La cumbre de intendentes servirá para saber de qué manera se moverán los alcaldes en los próximos meses y para discutir las alternativas internas en torno a los posicionamientos. Vale aclarar que ya hay jefes comunales del GBA que se manifestaron en favor de la continuidad de Kicillof, como Gastón Granados (Ezeiza) y Juan José Mussi (Berazategui), Mario Secco (Ensenada) y Jorge Ferraresi (Avellaneda).

La reunión también servirá para exponer las distintas problemáticas que afectan hoy a los distritos y elevar los reclamos puntuales a la Provincia en torno a las obras a través de Insaurralde.

..