Legisladores opositores del Gobierno de la Ciudad solicitaron que se tenga en consideración la reapaertura de bares y restaurantes al aire libre para evitar una profunda crisis en el sector gastronómico. Hay más de 2.000 comercios que ya cerraron "para no volver" y podría pasarle lo mismo al 50% del rubro.

La iniciativa la llevan adelante los legisladores Sergio Abrevaya, del partido GEN, y María Rosa Muíños, del Frente de Todos. La propuesta fue enviada al Ejecutivo y esperan el visto bueno para que se pueda tratar en la Legislatura porteña.

"Es uno de los sectores más afectados y a su vez de los más grandes, con la presencia de 12.000 bares y restaurantes. Queremos que puedan trabajar fuera de los establecimientos con medidas y protocolos para que de a poco podamos reactivar un rubro que la está pasando mal", le expresó Abrevaya a Data Clave.

Esta petición se dio días atrás y dependen del visto bueno deL Ejecutivo para que pueda tener un tratamiento parlamentario. En cuanto a los modelos a imitar o tener en cuenta, Abrevaya le expresó a este medio que "responde a la lógica de la enfermedad" y que también vieron a "España" como uno de los casos. Aunque aclaró que el "Ejecutivo es el que tiene más estudio". Sin embargo, sumó que "la intención es que pueda ser con cierta prudencia de 1,5 metros, y si son familiares que puedan estar más juntos".

 Sergio Abrevaya, legislador porteño del partido GEN
Sergio Abrevaya, legislador porteño del partido GEN

El legislador le comentó a este medio que estas actividades están fuertemente influenciadas por el turismo exterior e interior, y que en ese sentido seguramente "no haya una recuperación rápida" porque "falta para poder avanzar hacia las actividades turísticas".

Por otra parte, resaltó que es necesaria esta medida porque, a diferencia de otros rubros, los planes de contingencia como el ‘take away’ no dan resultados favorables en términos de reactivación económica. "Usualmente trabajan a un 10% y es muy poco lo que se puede producir en estos términos", le expresó el diputado porteño a Data Clave.

Por último, Abrevaya opinó que la crisis actual "es peor que el 2001 por que no es financiera, sino económica". Describió que se dio de esta forma porque "se frenó la economía". Y si bien se habla de que en gran parte del país ya se está en Fase 5, advierte que "el 59% del PBI de la Argentina es la Provincia y Ciudad de Buenos Aires". Y concluyó: "Las medidas estuvieron bien por la incertidumbre y para reforzar el sistema de Salud; pero después había que empezar a balancear las crisis económicas y el resto de las enfermedades que producen estar en cuarentena".

 

Proyecto de reapertura de bares y restaurantes