Hoy es el día mundial de la enfermería, y en un contexto de saturación del sistema de salud, los enfermos y enfermeras de la ciudad de Buenos Aires marcharon con antorchas en el centro porteño para exigir un aumento salarial y el reconocimiento profesional.

La movilización comenzó a las 17.30 que se concentró en el Congreso y se desplazó luego hacia la Plaza de Mayo. Nucleados en la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE), y con el apoyo de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), los protestas exigen el "pase a la carrera profesional, aumento de suplementos y módulos, rectificación del decreto 120 (vuelta de dispensados), licencias para cuidados de niños en edad escolar y pase a planta de contratados".

El secretario general de ATE-Capital, Daniel Catalano, apuntó contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: "Estamos en una situación crítica por donde se lo mire. El paro es un paro activo, vamos a seguir garantizando la atención pero con la necesidad de poder hacernos escuchar ante el gobierno porteño".

Cuentan también con el respaldo de los gremios docentes, y juntos, exigen que el Gobierno de la Ciudad cumpla con el DNU presidencial que suspendió las clases en el AMBA. 

Según Andrea Ramírez, enfermera del Hospital Ramos Mejía y referente de ALE, es “increíble” que el personal de CABA, “la ciudad más rica del país, cobre salarios por debajo de la canasta de pobreza” .