El presidente Javier Milei aseguró que en el mundo destacan la “tarea titánica” que el Gobierno realiza para bajar la inflación, a la vez que planteó que le “ponderan la política social” la cual calificó de “extremadamente buena” porque, en caso contrario, “hubiera sido una catástrofe”.

Las declaraciones se dieron antes del encuentro que mantuvo con el Primer Ministro de la República Checa, Petr Fiala. A las 12:15 recibirá el Premio del Instituto Liberal y luego, a las 15, Milei compartirá un saludo privado con el Presidente de la República Checa, Petr Pavel.

Las declaraciones del presidente

“No hay país en el mundo donde no nos reconozcan nuestra tarea titánica en términos de bajar al inflación, del ajuste fiscal que estamos haciendo", planteó desde República Checa. 

En la misma línea, indicó: "Lejos de cuestionarnos la política social, la ponderan porque entienden que, frente a un ajuste de este calibre, la política social ha tenido que ser extremadamente buena porque, si no hubiéramos actuado correctamente, hubiera sido una catástrofe”.

En otro pasaje de la entrevista, Milei destacó la política inflacionaria en alimentos de la tercera semana de junio que fue del 0%: “Eso significa que vamos por el camino correcto, falta mucho pero aparecen indicios de que las cosas están funciona".

Además, remarcó que no impulsará una nueva devaluación tal y como aclaró el ministro de Economía, Luis Caputo: “Es falso", precisó.

“Hay sectores a los que les conviene que haya salarios en dólares bajos y más pobres y más indigentes y nosotros creemos que funciona de otra manera la situación”, planteó el Presidente. 

Asimismo, calificó de diputados degenerados fiscales a los legisladores que impulsaron una modificación de la movilidad jubilatoria al plantear que "el intento desestabilizador golpista y de romper el equilibrio fiscal por parte de ciertos grupos de la oposición hizo que el precio de los bonos caigan”.