A pesar de las expectativas por un nuevo año, y sumado a que ya se dieron las primeras vacunaciones contra el coronavirus, el Gobierno Nacional y sus pares en Provincia y Ciudad están muy preocupados por la disparada de casos en estos últimos días, llegando incluso a más de 11 mil casos. ¿Cuáles son las medidas que se analizan para achatar la curva?

El miércoles Data Clave anticipó en exclusiva la preocupación gubernamental por la tendencia en alza por los casos de covid-19, incluso dando a conocer que está en análisis el “toque de queda”.

El último día del año fue el propio Fernández quien confirmó el anticipo, aunque por una cuestión semántica evitó el concepto de toque de queda porque “es muy denso” y decidió cambiarlo por “toque sanitario”, que fue lo que se aplicó en algunas provincias y que, según él, dio buenos resultados. “No quiero dar un toque de queda, pero lo tendremos que ver. Tan solo con oficiales caminando por las plazas y haciendo que la gente no”, agregó el jefe de Estado en una entrevista con Radio 10.

“Con Horacio y Axel decidimos dejar pasar el 31 de diciembre y pedirles a todos que se cuiden. Si vemos que la situación no afloja, veremos de qué modo las fuerzas de seguridad empieza a actuar en la calle y disipar a la gente”, adelantó el mandatario.

Más allá de las cuestiones semánticas y las diferenciaciones, la realidad actual es que en el Gobierno, principalmente en Nación y Provincia de Buenos Aires, hay mucha preocupación por la suba de casos. Es más, fuentes de ambas carteras de Salud le aseguraron a Data Clave que el pedido al Ejecutivo es que se tomen medidas en los primeros días de 2021. El problema es que todavía no se termina de descifrar si estos nuevos casos se tratan de un “rebrote” o una confirmada “segunda ola”. ¿Por qué la duda? Básicamente porque estos aumentos se dieron en el marco de mayores reuniones sociales, junto con algunas movilizaciones masivas, como el caso del funeral de Diego Armando Maradona.

En los últimos días de 2020 las cinco cifras en la tasa diaria de contagios de Covid-19 comenzó a ser más frecuente en los reportes vespertinos del Ministerio de Salud. Ese informe no se difundió en los últimos dos días y este sábado se notificarán las cifras acumuladas. Pero sí se publicó el reporte que elabora el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, con un número que confirma la preocupación de las autoridades: 2146 nuevos casos positivos (del total, 741 se trata de no residentes porteños).

Desde los últimos días de agosto que la Ciudad no registraba números por encima de los 1500. Y entre el 25 de octubre y el 13 de diciembre había logrado permanecer por debajo de los 500.

“Todo está en análisis”, le confió una alta fuente bonaerense a Data Clave. Lo que refiere al “toque sanitario” fue la conducta de algunas provincias, aunque en muchos casos fueron con mayores excesos y hasta restricciones en rutas nacionales, siendo que esa potestad es del marco federal, y no provincial. Pero con algunos matices, este toque sanitario sería con restricciones por las noches y la presencia de las Fuerzas de Seguridad en la calle, con el objetivo de dispersar a la gente y evitar aglomeraciones.

Otra fuente de la cartera provincial le aseguró a este medio que el toque sanitario “está en el menú”, pero que “la situación se está poniendo muy vertiginosa y hay que ser precavidos”. Entre las medidas también podría darse el “poner límites o más restricciones en los viajes”, avisan en cuanto al turismo interno en las playas argentinas.

Pero un detalle no menor es que no se habla de la prohibición de viajar; de hecho desde los partidos costeros se siguen habilitando a los turistas para que puedan hacer el ingreso a los distritos. Tampoco se darían mayores controles para los ingresos, como sí ocurre en las fronteras o en los vuelos internacionales con las pruebas PCR. Es más, esta misma fuente provincial agregó que hacer hisopados porque sí “es una medida de marketing” y que incluso “generan más confusión por falsos positivos o falsos negativos”. Entonces, ¿cuáles serían las medidas restrictivas para las vacaciones? “No lo sabemos todavía, pero supongo que podrían ser actividades limitadas, sin bares ni salidas nocturnas”, respondió.

Hace poco Data Clave también entrevistó al jefe de Gabinete del Ministerio de Salud Bonaerense, Salvador Giorgi, quien ya venía anticipando que “lo que buscamos es que haya prevención y que se usen las vacaciones para descansar”. “Si hay que volver atrás como estábamos en agosto o septiembre, lo tendremos que hacer y todos los intendentes saben de esta situación”, había manifestado.

En CABA no son ajenos a esta problemática, y es por eso que a pesar de las diferencias políticas con Nación y Provincia, Horacio Rodríguez Larreta se reunió con sus pares para ver cómo seguir ante este notorio aumento de casos.

Fuentes sanitarias del espacio porteño le manifestaron a Data Clave que en la última reunión “no se habló ni se está planificando” ninguna restricción “por el momento”. La postura de este sector estaría más cercana a un “rebrote” que a una “segunda ola”, y lo fundamentan a partir de las últimas aglomeraciones y las distintas reuniones sociales.

“Veremos si se confirma la tendencia de alza los primeros 10 días de enero, después de esta época de muchas reuniones sociales que llevan a fin de año más varias manifestaciones sociales que tuvimos en la calle. Recién ahí veremos si hay que tomar alguna medida”, le agregaron a este medio.

Así las cosas, queda claro que hay preocupación y que cada sector tiene su diferente lectura. El punto de acuerdo es que, si la tendencia crece, se darán medidas para contener esa curva y evitar riesgos, siendo que ya empezó la campaña de vacunación y que muchas dosis están en el horizonte. Por último, una importante fuente de Nación le agregó a Data Clave que “ojalá” se lleve adelante el toque de queda sanitario.