Luego de lo que fue la gira internacional por París y Bali, el ministro de Economía, Sergio Massa, habló este domingo con agenda abierta con Futurock. Allí dejó varias definiciones importantes. Entre ellas, volvió a tomar distancia de la efervescencia electoral: “No voy a opinar de candidaturas; tenemos que ver candidaturas cuando sintamos que nuestros resultados nos permitan volver a mirar a la sociedad, todavía como gobierno tenemos deudas”.

Sus contundentes palabras se dan apenas tres días después del multitudinario acto que encabezó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, donde si bien no dejó ninguna definición de cara al 2023, estuvo rodeado de una mística electoral innegable.

“Yo ya tomé la decisión de correrme de la política electoral. Me parece que la valoración de la cantidad de horas que trabajo tiene que ver con concentrarse en un objetivo, la discusión política pasa a un segundo plano”, subrayó Massa.

Otro de los temas que no esquivó fue el del bono de fin de año, uno de los principales reclamos de distintos sectores sociales. “Estamos viendo cuál es el mejor mecanismo. Hay que mirar el resultado de la paritaria de los trabajadores municipales. Aspiramos a que la mejora del ingreso sea por la reducción de la inflación”, apuntó el ministro. Y reconoció: “La mayor deuda es alrededor de la recuperación del ingreso y del poder de compra de los trabajadores”.

En la misma sintonía, el titular de Economía agregó: “es un camino que tiene dos vías que incluye tener una conducta firme contra la inflación y en la recuperación de ingreso por paritaria. Si bajamos la inflación, mantenemos paritarias abiertas, podemos recuperar gran parte de la batalla perdida en estos últimos 5 años”. 

Sobre los pasos a seguir, Massa apuntó: “Nuestro objetivo tiene que ser equilibrio fiscal, superávit comercial y desarrollo inclusivo, eso tiene que ser nuestro aglutinador. Tenemos roles de que representamos como coalición”.

Respecto de la ardua tarea de contener el aumento de precios, el ministro indicó: “Nosotros nos establecimos un objetivo que es bajar cada setenta días un punto de inflación. Arrancamos en 7,5, segundo bimestre lo estacionamos en 6 y pico y aspiramos a seguir reduciéndolo. El objetivo es llegar al mes de abril con el número 3 delante. Por eso nos planteamos un presupuesto con 60%, pero ir recorriendo un camino de reducción”.

Y agregó: “Cuando ordenas las cuentas, la tasa de interés, aumentas reservas, con buen uso de los instrumentos económicos para obtener mejores ofertas, el objetivo lo logras. Estoy seguro que va a seguir bajando la inflación.  La mirada está puesta en un recorrido que nos permita que para la gente ir al supermercado no sea imposible, y que tengamos recuperación de ingresos. Que es el compromiso que asumimos en 2019”.