Argentina necesita de dólares y, por ahora, su única fuente es lo que recaude por exportaciones. Tobías Pejkovich, destaca que en el año que viene "habrá un par de factores que pueden ayudar a nuestro comercio" y entre ellos el crecimiento del 3,3% de la economía brasileña y del 8% de la china. 

El economista de la consultora Abeceb brida todos los detalles a la hora de explicarle a Data Clave el desarrollo del comercio exterior. Destaca la irrupción de China que "triplicó su participación en 20 años” en el comercio argentino, pero también que mientras el gigante asiático demanda alimentos, "Brasil busca nuestros productos manufacturados". 

- ¿Cómo termina este año signado por la pandemia? 

- Tobías Pejkovich: En los últimos dos meses hubo un cambio de tendencia en el comercio exterior. En septiembre y octubre el superávit comercial fue menor a los US$ 1.000 millones, algo que no ocurría desde febrero del año pasado. Esto obedeció a un doble movimiento, por un lado, a una fuerte retracción de las exportaciones, en octubre más del 20%, una gran caída, e importaciones que se van recuperando. 

Esto demuestra que la brecha entre el dólar oficial y los financieros no solo está impactando en el mercado de cambios y las arcas del Banco Central, sino que también está impactando en lo que es el comercio internacional. 

En esos meses hubo una gran importación de computadoras y teléfonos (N de la Redacción – para el 2021 está previsto que aumente los impuestos sobre esos bienes). Esta claro que una brecha cambiaria del 150% como llegó a haber, es totalmente insostenible. 

 

 

- ¿Esta tendencia se mantendrá en estos dos meses que faltan? 

- TP: Todo hace pensar que seguirá igual. Con una caída de las ventas y una recuperación en las compras, reduciendo el superávit comercial, siempre en relación a igual mes del año que viene. 

También hay que explicar que existe un efecto estadístico. En los últimos meses del año estimamos una caída del 30% en las exportaciones de los productos primarios, entre otras cosas porque a fines del 2019 hubo un adelanto de ventas para no ser alcanzados por el aumento de las retenciones del nuevo gobierno de Alberto Fernández, y porque las ventas de carnes, que son Manufacturas de Origen Agropecuario, fueron muy buenas. 

Con todo esto, las exportaciones del 2020 van a caer 14% a 55.700 millones, y las importaciones alrededor de 16% a unos 40.800, eso nos deja un superávit en torno a 3,9 puntos del PBI, de US$ 14.900 millones. 

Es un superávit bastante alto en término históricos, pero con un comercio global de US$ 96.500 millones, uno de los niveles más bajos desde el 2009, cuando se dio otra crisis económica. 

 

Tobías Pejkovich, economista
Tobías Pejkovich, economista

 

- Y en ese marco, ¿qué podemos esperar para el año próximo? 

- TP: Lo positivo es que se espera un aumento de precios de las materias primas. El Fondo Monetario Internacional estimó una suba del 12% en el precio del petróleo para el 2021 y del 5% para los "no petroleros". 

Además, dos de nuestros principales socios comerciales, Brasil y China volverán a crecer. Uno al 3,3% y el otro al 8%, lo cual hace prever una demanda sostenida de nuestros productos. 

Pero por contrapartida también nosotros vamos a crecer, estimamos que un 5%, y eso hace que nuestras importaciones también aumenten, entre 2 y 3 puntos por cada punto que aumenta el PBI.  

Por eso estimamos que las exportaciones aumentarán 7% (interanual) y las compras el 15%, por lo que el superávit comercial se reducirá a US$ 12.500 millones, pero seguirá siendo bastante robusto.