La situación que parecía medianamente controlada sobre fines del 2020, ya está casi desbordada a 6 días del cuarto mes del año. Lo que debía ser una esperanza para ratificar los cuidados, como era la llegada de la tan mentada vacuna, funcionó de manera opuesta y se relajaron los cuidados. Tampoco ayudaron los largos meses de confinamiento, que cimentaron el desgaste social a las normas. 

Y así lo entienden en los municipios, que con distintas realidades y reclamos, la gran mayoría coincide en dos puntos: faltan vacunas y la situación sanitaria es complicada. Por este motivo, varios de ellos expresan su preocupación, mientras que otros deciden tomar cartas en el asunto por su propia cuenta.

La semana pasada hicimos un reclamo ya que no recibíamos vacunas hacía 3 semanas y los grupos mayores de 60 años no se estaban vacunando con el ritmo que necesitábamos. También reclamamos por las postas vacunatorias provinciales, ya que no llegan vacunas, entonces quedamos de lado los intendentes con los centros de vacunación municipales, que tienen vasta experiencia y deberían vacunar a la población. Los intendentes queremos ser parte de la solución y no del problema. Es importante trabajar en conjunto”, disparó a Data Clave el intendente de Chacabuco, Víctor Aiola (UCR).

En la misma línea, el alcalde añadió: También hay problema con las localidades, no hay un programa de vacunación para ellos y se deben trasladar a las cabeceras del partido. Esto ocurre en Chacabuco y otras ciudades. Creemos que es necesario vacunar en el territorio. Los intendentes estamos para acompañar y aportar, poner el hombro y hacer que la vacuna le llegue a todos los vecinos de la mejor manera posible. La oportunidad de la vacunación debe ser para los grupos de mayor riesgo”.

En tanto, desde el municipio de Lanús, donde gobierna el referente del PRO, Néstor Grindetti, expresaron a este medio queproblemas con la llegada de vacunas no tenemos, pero sí hicimos una queja que elevamos a la provincia y la hicimos pública y es que no nos dejan participar de la logística de la vacunación. Nosotros le ofrecimos poner a disposición del ministerio de Salud las 17 salas que tiene el municipio, de las cuales 8 son vacunatorios que tienen 100 vacunadores que están vacunando todo el tiempo, pagos por el municipio. Y pusimos todo a disposición de Gobernación. Pero la provincia decidió que no. Nos dieron a entender que por la baja cantidad de vacunas que llegaban todavía no se podía descentralizar. Cuando sea más masivo puede ser”.

En Bahía Blanca también se vive una situación compleja. Más por la propagación del virus que por la escasez de vacunas. En diálogo con Data Clave, el intendente Héctor Gay aclaró que “acá hubo siempre vacunas, sí han llegado de manera más lenta de la esperada. Para esta época pensábamos tener muchas más personas de riesgo vacunadas. Pero no tenemos la misma situación que otros municipios donde no han llegado”.

No obstante, la situación sanitaria en Bahía genera mucha preocupación, cercana a la saturación del sistema. “Sí hay un porcentaje alto de ocupación de camas UTI. Pero hay que tener en cuenta que hoy hay muchas menos camas que en el mayor pico de la pandemia. En este momento hay menos camas disponibles para covid porque los hospitales destinaron varias áreas para atender otras patologías. Mañana tenemos una reunión para rever esto, señaló el jefe comunal. 

En la misma sintonía, Gay detalló: “Hoy tuvimos el récord de casos con 222. Pero es medio engañoso porque como hubo dos días feriados, casi no hubo testeo privado. Pero sí están creciendo los casos y obviamente preocupa. Pero el aumento de ocupación de camas UTI es porque hay menos camas disponibles que el año pasado. En la medida que se necesiten, volverán a estar disponibles. Esta es la situación, que no difiere de lo que ocurre en otras ciudades”.

La escalada de casos de Covid es algo que afecta de manera transversal a toda la provincia. Si bien puede tener un origen epidemiológico en el AMBA, la realidad es que el avance del virus es tan rápido que no hay sector de la provincia que esté exento de sufrir complicaciones sanitarias.

En efecto, dos municipios de lugares dispares atraviesan una situación igual de alarmante. Uno, en pleno conurbano y el otro en el interior de la provincia. Ambos municipios dispararon las alarmas sobre la ocupación de camas y evalúan implementar restricciones por su cuenta, independientemente del sistema de fases que se actualiza diariamente en el gobierno provincial. 

El intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk (PJ), aseguró hoy en la radio El Destape que "en este momento, todas las camas de terapia intensiva están ocupadas entre pacientes Covid-19 y no Covid. Por momentos se liberan una o dos y se vuelven a ocupar. Entonces, estamos tomando medidas para ampliar camas y la provincia activó el sistema de derivaciones”.

Asimismo, el alcalde remarcó: "inexorablemente la segunda ola llegó y los contagios van a ir aumentando. Estamos al filo y con una tendencia de crecimiento muy importante. Si no se adoptan medidas, en poco tiempo habrá un colapso".

Y aclaró: "el sistema de salud de la provincia está respondiendo lo máximo posible. Hay un ideal y una realidad: se ampliaron las camas y los respiradores, pero la segunda ola se anticipó y tiene una curva vertiginosa y mucho más empinada que en la primera". Sentenció: "la población debe saber que está pasando esto, que las medidas de cuidado deben extremarse y que el autocontrol es fundamental".

Y lejos del ruido del Gran Buenos Aires, la situación no es muy diferente. De hecho, en Olavarría, se suspendieron las reuniones sociales, las competencias deportivas y los eventos culturales, sociales, recreativos y religiosos quedarán suspendidos debido al aumento exponencial de contagios de coronavirus. La decisión la tomó el intendente Ezequiel Galli (Juntos por el Cambio).

En conferencia de prensa, el jefe comunal informó una serie de restricciones que se implementarán hasta dentro de 14 días. Así, anunció que también cerrarán los lugares de culto y las ferias de artesanos y emprendedores. En tanto, los cines, bares y restaurantes seguirán abiertos hasta las 12 de la noche, con reserva previa, hasta cuatro personas y con núcleo familiar en las mesas.

Sucede que ayer fueron confirmados 254 positivos de Covid-19 y, en ese sentido, Galli planteó que "el sistema de salud tiene un límite y el comportamiento de los ciudadanos tiene que ver con el colapso o no del sistema sanitario. Estamos en pandemia, la vacunación todavía no tiene el efecto que pretendíamos para esta altura de año", indicó y pidió a la población "empatía con cada uno de los trabajadores de la salud, porque realmente no dan más".

Según pudo saber Data Clave, en los últimos días llegaron a Morón 5.400 dosis de vacunas Sinopharm para aplicar en los distintos vacunatorios que existen en el Municipio. Se suman a otras 5.400 dosis de Sputnik V que llegaron el viernes 2 de abril y a 4.800 dosis de Astrazeneca que arribaron el jueves 1°. Además, el martes 30 de marzo habían llegado otras 4.800 de Sputnik V. De manera que en la última semana ingresaron un total de 20.400 dosis contra el Covid 19.

Desde el municipio indicaron a este medio que ya se aplicaron en Morón más de 50 mil dosis de vacunas contra el Covid 19, alcanzando a casi 44 mil personas al menos con la primera aplicación. De esta forma, la comuna se acerca al 15% de la población inmunizada, encabezando la nómina de personas vacunadas por número de habitantes en los 24 distritos del conurbano más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Además, con casi 145 mil inscriptos, Morón lidera el ranking de distritos con mayor cantidad de vecinas y vecinos que suscribieron en el programa provincial Vacunate.

Detrás de Morón, quien aparece segundo en el podio de porcentajes de vacunados es Hurlingham, con 24.059 personas vacunadas sobre un total de 194.597 habitantes, alcanzando poco menos del 13% de su población con al menos una dosis. Luego le sigue Avellaneda con casi el 12%, tras haber aplicado 42.032 dosis sobre 357.440 personas. 

Otra intendencia donde hay buen ritmo de vacunación es en San Martín, donde según detallaron a este medio, hasta el momento van más de 30 mil dosis aplicadas y más de 140 mil inscriptos para darse la vacuna.  Allí hay 6 vacunatorios, 3 instalados por el Municipio, 2 hospitales provinciales y la sede de ATE. Además, PAMI está vacunando en los geriátricos. Se comenzó con personal de la salud y luego con personas mayores.

Por el lado de Tres de Febrero, donde gobierna Diego Valenzuela del PRO, señalaron a Data Clave que "La cantidad de turnos asignados por día y la cantidad de vacunados varían
dependiendo de la cantidad de vacunas que llegan, se asignan entre 200 y 400
turnos por día. Hoy en día se está vacunando a adultos mayores".

Asimismo, desde la comuna apuntaron que "estamos llamando a los vecinos que tienen asignados turnos de vacunación con la información que nos manda PBA.  A partir de la última semana del 22 de marzo, el municipio puso a disposición un móvil con un chofer para asistir en la vacunación a domicilio de las personas que tienen turno asignado pero que están postradas y no se pueden movilizar al centro de vacunación.
 

Entre los de peor ritmo de vacunación se encuentran Tigre, con una tasa de menos del 5% con poco más de 22 mil dosis aplicadas en una población de más de 460 mil habitantes; Merlo, con una cifra apenas por encima del 5% y 33 mil vacunas y monedas pero sobre una población de más de 610 mil habitantes; y La Matanza, que ostenta más de 130 mil aplicaciones pero en un municipio de más de 2 millones 300 mil habitantes, con una performance del 5,6%.
Todo el trabajo se hace articulado con la Provincia.