58 municipios de la provincia de Buenos Aires volverán este miércoles a las clases presenciales, incluyendo los 35 partidos del Gran Buenos Aires e involucrando a más de 3 millones de alumnos y alumnas de todos los niveles educativos. 

Esta medida la resolvió el Gobierno de la Provincia el último viernes cuando resolvió ascender a todos estos distritos a la fase 3 de las restricciones. Con dudas por parte de los sindicatos y acompañamiento de la oposición, la Provincia se suma a otras 14 jurisdicciones en las cuales las clases se dictan in situ. 

Barbijo en todo momento, burbujas entre los cursos para respetar el distanciamiento y poder aislar con facilidad en caso de un positivo de coronavirus, ingresos y egresos escalonados y formato bimodal (alternancia de clases presenciales y no presenciales) serán los protocolos que se mantendrán en esta fase.

No obstante, la restricción continuará para 72 municipios, todos del interior de la Provincia, que se mantienen en la fase 2, lo que generó el rechazo de los intendentes. 

El jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco, insistió en que el criterio que se utilizó para determinar este regreso fue “objetivo” y ordenó a los intendentes que reclaman la vuelta a clases que "hagan cumplimentar la normativa, para que bajen los casos y se vuelva a una incidencia de contagios menor a 500 y una ocupación de camas menor al 80% y puedan regresar las clases presenciales".

“Es importante aclarar que volveríamos al estadío que estábamos anterior al 15 de abril, es decir la “bimodalidad”. Es una semana presencial y otra virtual con un máximo de 4 horas en las instituciones. Esto es un desafío que tenemos por delante”, declaró días atrás a Data Clave Martín Zurita, secretario general de la Asociación de Institutos de Enseñanza Privada de la provincia de Buenos Aires (Aiepba).

Entre algunos de los reclamos que ratificaron ante esta vuelta, los gremios docentes de la Provincia pidieron que se acelere la aplicación de las segundas dosis de vacuna a todo el personal educativo. “Valoramos la campaña de vacunación en la provincia de Buenos Aires, y sostenemos que es una variable sanitaria fundamental que se avance en la aplicación de las vacunas a la totalidad de los Trabajadorxs de la Educación. Esto, junto al estricto cumplimiento del Plan Jurisdiccional, son requisitos indispensables para una vuelta a la presencialidad en la que se priorice la educación y el cuidado de la salud”, declaró Roberto Baradel, de Suteba. 

“Todos queremos volver a la presencialiddad, es un deseo. Pero hay que dimensionar el contexto con la pandemia y en un marco de resguardo", señaló, a su turno, Mirta Petrocini, de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB). En tanto, Alejandro Salcedo, de Udocba, reclamó por un "estrictísimo cumplimiento del protocolo porque ninguna medida puede poner en riesgo la vida".

IF-2021-14478466-GDEBA-DPLYTMJGM by Mariano Espina on Scribd