La investigación de Data Clave sobre las 16 toneladas de cocaína de máxima pureza que fueron trasbordadas en el Puerto de Buenos Aires provenientes de Paraguay para luego partir rumbo a Europa caló hondo en el Gobierno, que eligió el silencio como primera respuesta ante la revelación. Por el hecho, la oposición anticipó a este medio que pedirá formalmente informes al ministerio de Seguridad de la Nación y alertó sobre otros episodios que encendieron las alarmas de la Bicameral de Inteligencia y de la Comisión de Seguridad Interior.

En la cartera conducida por Sabina Frederic existe cierta desorientación respecto del origen de la información. Luego de que se publicara en detalle el circuito del mayor cargamento de cocaína incautado en la historia de la Unión Europea, con la Argentina como eslabón clave de la cadena, fuentes del ministerio confirmaron que se están haciendo averiguaciones. Sin embargo, dijeron a este medio que no estaban en condiciones de negar, ni de afirmar que la droga hubiera pasado por la terminal portuaria porteña.

Las dudas que plantea Seguridad no tienen que ver con que la cocaína traficada haya o no haya pasado por el país antes de ser enviada a Europa. Solo le restan verosimilitud al hecho de que se haya transportado por la Hidrovía, como consta en la investigación y luego transbordado en el puerto de Buenos Aires.

Con  desconocimiento preocupante sobre la operatoria de las redes narco criminales trasnacionales, los voceros de la cartera, respondieron ante la requisitoria de este portal que "la historia resulta poco verosímil”. También creen que se pudo usar la Hidrovía pero no pasar por el Puerto para cruzar el océano: “Pudieron haber salido directamente al mar”, explican contradiciendo la investigación de las fuerzas de seguridad alemanas y belgas. 

"El manifiesto de carga es claro: la droga fue cargada en Asunción en barcazas, se trasladó por la Hidrovía a lo largo de casi 1400 kilómetros -muchos de los cuales forman parte de la Argentina-, se trasbordó en una terminal portuaria de Buenos Aires y partió rumbo a Hamburgo, donde fue decomisada por las autoridades europeas", confirmó una fuente que participó de la pesquisa internacional.

 

El mega operativo de incautación fue en conjunto entre las policías de Alemania y de Bélgica, en Hamburgo y en Amberes respectivamente. La Operación Atlántico Norte se llevó a cabo en febrero y fueron secuestrados 23.200 kilos de cocaína escondida en latas de pintura en un récord histórico de decomiso de sustancias en el viejo continente, y con una valuación que podría oscilar entre 1000 y 3500 millones de euros.

Según consta en los reportes de la investigación, en enero el buque panameño San Artemisso esperó 42 horas en las playas operadas por Terminales Río de La Plata en el Puerto de Buenos Aires para el transbordo por parte de la empresa Hamburg Sud. Ancló el 11 y partió el 13 rumbo a Europa. Todo esto pasó inadvertido para las autoridades del gobierno argentino y allí radica la principal incógnita.

Data Clave solicitó las versiones de la Agencia Federal de Inteligencia. En AFI no confirmaron que se estuvieran haciendo tareas de inteligencia pero aseguraron que, en ese caso, nada se podría aportar ni revelar, porque la ley lo impide. “Seguramente haya otras personas que tengan que aclarar si sabían o no sabían que pasaba esto”, explicaron desde el organismo que conduce Cristina Caamaño

 

Pedidos de informes y preocupación

La oposición ya planifica pedidos de informes por la cuestión, que serían inminentes. En Juntos por el Cambio ya se preparan para exigir a la ministra Frederic que brinde explicaciones al respecto. El diputado nacional por Tucumán José Cano, quien integra la Bicameral de Inteligencia y la Comisión de Seguridad Interior, habló con este medio y dijo que el tema ya está siendo trabajado por el bloque opositor.

“Queremos que la ministra diga qué recursos están afectados al control de la Hidrovía”, plantean. Y sostienen que no son episodios aislados: creen que hay zonas grises en la postura del Gobierno que permiten el ingreso del narcotráfico al país y que las fronteras están endebles.

En la misma línea oposición denuncia que en la Argentina mermaron las incautaciones de cocaína y que las estadísticas encienden alarmas. “No se está trabajando bien en el tema”, sostienen. Uno de los referentes del ala más cercana al macrismo dentro de la principal fuerza opositora, Federico Pinedo, calificó de “gravísimo” lo ocurrido con el cargamento y que fuera revelado el miércoles por este sitio.

Federico Pinedo on Twitter

 

"Ya hemos planteado nuestra preocupación por situaciones en zonas de frontera que evidencian una preocupante tendencia a descuidar los controles imprescindibles para prevenir el accionar de estas bandas criminales que se dedican al delito complejo como el narcotráfico", explicó Cano. "Lamentablemente se han desmantelado equipos especializados de las fuerzas de seguridad que contaban con la capacidad necesaria para el abordaje de esta problemática", finalizó el legislador radical.

El Gobierno atribuye a la pandemia la merma en incautaciones de cocaína: “Es parcialmente real lo de la cocaína”. Creen que por las restricciones de circulación y el aislamiento cambiaron las formas de transporte de la droga. “Una de las formas clásicas es con mulas y cuando tenés cerradas las fronteras, las mulas no existen más. Se complicó la logística de la cocaína. La marihuana va en camiones, camionetas. La cocaína suele ser a micro escala. Suele ser así. No hubo aviones durante varios meses. Se volvió más complejo el transporte. Está muy asociado a la pandemia”, aseguran.