Argentina deberá pagar US$ 224,2 millones a los fondos litigiosos Attestor Master Value y Trinity Investments, correspondientes a bonos en default del 2001, que quedaron fuera de los canjes de la reestructuración de la deuda en 2005 y 2010.

En el fallo dictado por de la jueza Loretta Preska, del tribunal del Distrito Sur de Nueva York, quien reemplazó al juez Thomas Griesa tras su fallecimiento, se estableció que el país deberá abonar estas deudas.

Si bien es real que Argentina debe pagar, no es un "revés judicial", indicaron expertos a Data Clave. Durante el proceso de arreglo con los holdouts hubo algunos que decidieron seguir con sus juicios, porque ellos tenían un "caso diferente" al resto. Con ellos, el Gobierno de Mauricio Macri siguió teniendo diálogo basado en la propuesta original y, de a poco, fueron arreglando. Luego, esos procesos de negociación necesitaron de la aprobación de la jueza a cargo para que se realice el pago.

El Ministerio de Economía será el encargado de instrumentar cómo se saldará la deuda. Por lo general, esto se realiza en un lapso corto de tiempo.

El descargo de CFK

Tras difundirse esta noticia, la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, hizo su descargo en Twitter. Invitó a sus seguidores a "profundizar" sobre el tema y aclaró que “el default es el del 2001”, previo a que Néstor Kirchner sea presidente.

 

Cristina Kirchner on Twitter

 

“La verdad es que nosotros acordamos con casi el 93% de los bonistas manteniendo la equidad entre acreedores, mientras que el macrismo no pudo cerrar el 7% remanente ni pagándoles a los fondos buitre hasta los honorarios de las abogados y las campañas sucias contra Argentina. Fin”, expresó la vicepresidenta en Twitter.

 

 

 

Cristina Kirchner on Twitter