El Banco Central suspendió a nueve importadores porque no vendieron los bienes en el mercado local y giraron las divisas.Según informó el organismo, el total de dinero utilizado para estas importaciones supera los U$s 15 millones.

Entre otros, está la concesionaria de autos de lujo Modena Auto Sport SA, un importador de calzado de niños, uno de leds y paneles solares, otro de productos odontológicos y una de bicicletas. En todos los casos se superan U$s 1 millón en compras y algunos, como la concesionaria llegan 2,5 millones de dólares.

Una de las suspensiones cursadas por el BCRA
Una de las suspensiones cursadas por el BCRA

 

Estos nueve importadores ya habían sido avisados en octubre cuando se iniciaron las inspecciones y recibieron por lo menos tres intimaciones para que despachen a plaza los productos por los que accedieron a los dólares. Al no recibir respuesta el Banco Central “procedió a la suspensión”. Lo que les queda por delante a las empresas es devolver los dólares o despachar la mercadería.

Otro de los importadores suspendidos
Otro de los importadores suspendidos

 

La medida se da en momentos de una desaceleración de la liquidación de divisas por parte de los agroexportadores, algo previsible por el bache que existe entre la cosecha fina y la gruesa. De hecho, en la última semana el BCRA debió suplir el menor ingreso de dólares, con la venta neta de unos u$s150 millones, presionando a las reservas, que cayeron u$s290 millones en los últimos cinco días hábiles, producto, también de la cancelación de pagos por parte el Tesoro, y de la merma semanal del oro (cayó alrededor de un 2,4% en el mes, su peor enero en una década, afectado por la firmeza del dólar).

Esta situación de menores liquidaciones por parte del agro se profundizará en febrero. De hecho, en promedio, el segundo mes del año es el peor en términos de liquidación. Pero, además, el actual nivel de reservas netas agrava la preocupación, ya se llega con uno de los niveles más bajos en mucho tiempo (unos u$s6.000 millones). 

Desde la autoridad monetaria ya adelantaron que en febrero “probablemente” cambie la tendencia de compras netas, por ventas netas, ante el "mayor requerimiento de importadores", y un recorte en el ingreso de dólares.

A la par, vale remarcar que febrero es el peor mes en términos de demanda de dinero: el apetito por los pesos suele caer hasta 6% mensual solo por factores estacionales, lo que se traduce en un mayor apetito de dólares. Asimismo, Argentina deberá enfrentar un pago al FMI por unos u$s300 millones, en medio de las negociaciones con el organismo para refinanciar una deuda por unos u$s45.000 millones.

"Es normal que febrero cierre negativo. Pasó en 2020 (ventas por más de u$s250 millones). En marzo/abril con el ingreso de la cosecha se revierte y permite acumular para mantener la oferta a lo largo del año", se esperanzan en el BCRA.