Argentina es un destino ideal para aquellos residentes de países vecinos. Habilitó sus fronteras para el turismo y apuesta a reactivar este sector en todo el país. Pero con la pandemia aún vigente, y ante el riesgo de un rebrote, crecen los temores respecto a qué tan exigentes serán los controles epidemiológicos en las terminales y aeropuertos. 

En un trabajo coordinado entre la Dirección Nacional de Migraciones, el Ministerio de Salud y las distintas jurisdicciones, se dispuso una serie de exigencias y restricciones para la entrada de los turistas. Y también se dispuso consecuencias ante la falta de cumplimiento.

Data Clave se comunicó con las diversas áreas clave en este entramado. Desde el Ministerio de Transporte coordinan el diálogo con las distintas aerolíneas y empresas asociadas al turismo. Actualizando respecto a los protocolos que deben cumplir los pasajeros. Pero los actores principales en este proceso son la dirección nacional de Migraciones, a cargo de Florencia Carignano, el ministerio de Salud de la Nación, cuyo titular es Ginés González García y las distintas jurisdicciones.

Desde Migraciones rechazaron de plano cualquier duda respecto a la flexibilización en los controles. Su titular, explicó a este medio que toda aerolínea que no presente las declaraciones de todos los pasajeros “es multada”. Y todo turista que no haya cumplido con los requisitos, es devuelto a su país. 

¿Qué se exige?

Los residentes de países limítrofes que elijan Argentina para vacacionar deben presentar un certificado de coronavirus negativo y un seguro de viaje Covid (un paquete que atiende gastos que pueden surgir ante un resultado positivo), que se adjunta a la declaración jurada. La declaración jurada se puede completar online dentro de las 48 horas hasta 10 minutos antes de subir al avión. Este trámite está coordinado entre Migraciones y el Ministerio de Salud. Y rige para todo el territorio nacional. Ningún turista extranjero está obligado a cumplir cuarentena. 

“Los residentes argentinos que vuelven al país están obligados a hacer cuarentena. Y más si vienen de Estados Unidos o Europa, porque el riesgo es altísimo. Más allá del certificado de Covid”,  agregó Carignano en diálogo con este medio. 

Una distinción ocurre con aquellos que ingresen al país vía Buquebus, la única empresa habilitada para el transporte fluvial entre Argentina y Uruguay. Y según le dijeron a Data Clave, “son cientos por días los que están ingresando al país”. En este caso, la empresa incluye en el pasaje (con un costo extra de US$100) el testeo de Covid, y si da negativo, podrán ingresar al país. 

Otro rol clave está a cargo de las distintas jurisdicciones, habilitadas a agregar requisitos para los turistas. En el caso de la ciudad de Buenos Aires, dispondrá operativos a partir del 8 de diciembre en la terminal Dellepiane y en Costanera Sur para “quienes lleguen a la Ciudad en auto particular realicen el testeo dentro de las 24 horas del arribo". Además, según informaron desde el Gobierno porteño, "en el aeropuerto internacional de Ezeiza la Ciudad montará, desde el 15 de diciembre “un operativo para testear al arribo a los turistas nacionales e internacionales y los porteños que regresen a la Ciudad”.

Para los turistas internacionales que elijan la ciudad de Buenos Aires, se les realizará un testeo “al arribo en Ezeiza o en la estación fluvial”. No deberán esperar el resultado, y sólo deberán aislarse en caso de dar positivo o ser contacto estrecho. Ese test tendrá un valor de $2500.

Mientras que para los turistas nacionales la Ciudad ese testeo será cubierto por la cobertura que tenga cada argentino, y será gratuito para personas con discapacidad, jubilados o personas que reciben asistencia menor. Los menores de 12 años estarán exentos al testeo. 

De esta forma, tanto en el Gobierno Nacional como en el porteño rechazan despejan dudas respecto a los controles epidemiológicos. Pero esperan un tráfico importante de turistas, por lo que el riesgo a un rebrote estará latente.

Reapertura Del Turismo 20 Noviembre by Mariano Espina on Scribd