Otra mujer murió en Argentina en un hecho donde se investiga un caso de violencia de género. Su nombre era Araceli, tenía 23 años y se habría quitado la vida ahorcándose en una quinta de Villa Turística, Provincia de Chaco. La familia busca que investiguen a su pareja, quien sería la única persona que sabía del desenlace que iba a ocurrir.

El hecho ocurrió el miércoles 19 de febrero. Araceli pertenecía a la localidad de Río Bermejito y vivía con su madrina, a la que consideraba como una abuela. Su madre es Amaia Muro, quien dialogó con Data Clave para relatar el triste desenlace.

“Quiero que se investigue su muerte, todos estamos muy indignados y todos tenemos muchas dudas de lo que pasó. Solamente, su novio sabía de la decisión que iba a tomar, pero todos sabíamos que ella estaba muy mal”, comenzó diciendo.

Según cuenta Amaia, Araceli estaba en un momento muy delicado de salud y medicada por problemas personales. Pero esos problemas, gran parte tenían que ver con su “novio”, aunque en realidad él lo que tenía con ella era una relación paralela.

El hombre que es señalado por la familia es un mayorista dueño de una tienda, de aproximadamente 33 años. Araceli fue con la única persona que habló por whatsapp y a la que le mandó audios llorando y diciéndole la decisión que iba a tomar.

“Ese día miércoles donde ocurrió el hecho ella me dijo ‘mami te amo mucho’, y yo le respondí lo mismo y si quería que nos juntemos a comer, y ella me dijo que sí. Luego nunca apareció y empezó a ocurrir lo peor. Su abuela (así le decía a su madrina) me llamó muy preocupada y asustada, porque no la encontraba”, siguió contando su madre.

Acto seguido, se dirigió a la tienda de la pareja, para ver si ella estaba ahí. Al no encontrar a ninguno de los dos, Amaia llamó a la pareja de Araceli, que no atendía el teléfono. Pero a los pocos minutos apareció en el local, a lo que directamente él le dice “¿qué pasó con Ari?”. “Yo no le dije que la estaba buscando, no sé cómo se dio cuenta. Me anticipó la noticia, por eso son muchas dudas que yo tengo sobre él. Ella además toda la mañana le estaba escribiendo a él con discusiones, y ya le anticipó lo que iba a hacer”, continuó relatando.

Según indica el medio Horizonte Impenetrable, varios testigos vieron al novio de Araceli salir de la misma quinta. Esta persona también es señalada por muchas personas de la localidad, sumado a que habría tenido problemas con otras parejas.

“Tengo gente que me dijo que a mi hija le iba a pasar esto si yo no actuaba rápido y le sacaba de encima a ese señor. Yo intenté en varias posibilidades cuidarla y calmarla. Y a él no le gustaba que yo le esté encima a mi hija”, le sigue contando la madre de Araceli a este medio.

Ese mismo día que la encuentran sin vida, la madre decide radicar la denuncia en la comisaría de la localidad. Posteriormente ella y sus otras dos hijas ampliaron la denuncia, ya que empezó a publicarse la foto de Araceli sin vida en distintos lugares.

El caso se visibilizó mucho más por la respuesta de los vecinos de la zona, que salieron a las calles con carteles y consignas como “Justicia por Araceli?”“Ni una menos”, entre otras consignas.

La madre sospecha de la situación porque todavía no pudo acceder al celular de Araceli, donde estarían sus últimas conversaciones, antes de tomar la decisión. Sin embargo, logró que la pareja le envíe los últimos audios y capturas de pantallas con las conversaciones. Es allí donde Amaia se da cuenta de que este hombre ya sabía la decisión que iba a tomar su hija.


En los próximos días la fiscal del caso se reunirá con la madre de Araceli para que pueda seguir ampliando el hecho, además de poder tener acceso a la causa. A su vez lo que busca es saber dónde están sus pertenencias. “Esta situación también se hace difícil porque estamos luchando contra una persona complicada y muy pesada en el pueblo. Pero el pueblo se levantó, porque a Araceli la conocían y era muy querida. Por eso todos están indignados”, concluyó su madre.