Tras la publicación de Data Clave sobre los contagios registrados en Balcarce 50, varios colegas recibieron como respuesta ante la consulta obligada, un escueto mensaje proveniente de voceros extra oficiales: “Ante las diversas consultas sobre casos de Covid en la Rosada, les aclaro que no hay casos positivos en la Casa. Los contagios que existen son de personal que se encuentra en cuarentena hace 3 meses y no están desempeñando actividades presenciales en gobierno, es personal en cuarentena”, decía el texto reenviado a varios periodistas el viernes por la noche.

Data Clave rechequeó la información con otras fuentes lo que permitió ampliar y precisar lo publicado. Además del personal policial y del destacamento de bomberos apostado en Casa de Gobierno, también se contagió una colaboradora del Secretario de Relaciones Parlamentarias, Institucionales de la Jefatura de Gabinete, Fernando “Chino” Navarro, con despacho en el edificio. “El funcionario y todo su equipo se encuentran aislados preventivamente desde la semana pasada y hay otra chica que se encuentra internada en un sanatorio porteño bajo protocolo por tratarse de un caso sospechoso sintomático”, explicó otro informante. Y agregó: “también hay dos fotógrafos que trabajan junto a Santiago Cafiero que están aislados por contacto estrecho con contagiados”.

Oficialmente, ninguno de los gremios que nuclean a los trabajadores estatales emitieron comunicación oficial. Sin embargo se filtró un audio de la delegada de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) Noelia Peralta, quien le contó a una de sus compañeras lo que no admiten públicamente: “Hasta ahora lo que tenemos reportado son cinco casos de policías y una secretaria que trabaja en el área de Jefatura de Gabinete, los demás están en estudio”, afirmó la representante sindical.

Por su parte, un delegado del otro gremio estatal –ATE- relató a Data Clave que hubo catorce contagios, de los cuales varios son integrantes de la fuerza de seguridad a cargo de la protección de la Casa y el resto forman parte de personal tercerizado. “Pero todavía nadie se anima a confirmarlo oficialmente”, aseguró el representante sindical.

Si bien desde el ministerio de Seguridad prefirieron no hablar del tema y deslindaron esa responsabilidad en la Secretaría de Comunicación presidencial, fuentes de la Policía Federal –siempre off the record- admitieron que existe un número “difícil de precisar de personal contagiado” y que “por las características de la patología, resulta muy complicado constatar el lugar donde la contrajeron”.

 

Chino Navarro on Twitter

 

La semana pasada, las autoridades nacionales dispusieron la reincorporación de personal que se encontraba efectuando tareas desde sus domicilios. “Justo en el peor momento de la pandemia nos obligan a volver a la oficina donde, apenas nos reincorporamos, nos empezamos a enterar de los compañeros y compañeras que habían contraído la enfermedad, realmente es incomprensible”, relató un empleado que trabaja en la primera planta del establecimiento.

Suponer que la sede del gobierno nacional pueda quedar el margen de una pandemia que no pide permiso para causar los contagios, suena –cuando menos- ingenuo. Nadie afirma que la Rosada se haya transformado en un foco de propagación de la enfermedad, porque es imposible determinar el lugar donde se contrajo el Covid 19. Lo que llama la atención es la intención y celeridad de algunos voceros para desmentir una información que solo confirma una realidad indiscutible: el avance del coronavirus en el AMBA es imparable y la Casa de Gobierno no es la excepción.