El 2020 fue un año bisagra para José Corral: dejó de ocupar un cargo ejecutivo, tras ocho años de ser el intendente de la ciudad de Santa Fe (2011-2019). Los resultados de las elecciones a gobernador de la provincia de Santa Fe, en las que salió tercero (detrás de Omar Perotti y Antonio Bonfatti), lo alejaron del protagonismo que supo tener en el escenario político. Sin embargo, no se desentendió de los temas de coyuntura, como la pandemia, la educación, la seguridad y Vicentín. Está trabajando para construir una alternativa de gobierno.

El ex presidente de la UCR (2015-2017) señaló que se identifica con la gestión del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, pero también consideró al diputado nacional Alfredo Cornejo como un hombre "importante" dentro de Juntos por el Cambio. Corral aseguró que "el rol que yo ocupe" en las elecciones legislativas es "accesorio" y dijo que le parece que el actual senador nacional de Alianza Cambiemos, Carlos Reutemann, "ha cumplido un ciclo".

 

Data Clave: - Los intendentes de Juntos por el Cambio del conurbano bonaerense ya están delineando una alternativa electoral para el 2021 y el 2023. ¿Se va a presentar en las elecciones del próximo año? ¿Volvería a postularse como gobernador?

José Corral: - La preocupación por la situación que atravesamos y la incertidumbre que todos sentimos nos obliga a concentrarnos en cómo podemos ayudar a las personas que están pasando este difícil momento. Sin embargo, eso tiene que transformarse el año que viene en una propuesta de alternativa electoral. Los santafecinos y santafecinas que no estén de acuerdo en cómo marchan las cosas tienen que tener una opción seria, preparada, lista para gobernar y con buenas propuestas. En el país hay distritos gobernados por un color político y provincias y nación por otro; por lo tanto, es necesario un diálogo y nos sentimos identificados con esa moderación que tiene Horacio. Estamos tratando de formular una propuesta. Después, qué lugar nos toque a cada uno, honestamente no me preocupa tanto. Si desde mi experiencia de gestión, nos gustaría volcarla a la provincia y hacer un aporte al país también. Me importa hacer una construcción colectiva, que devuelva esperanza, ponga a la clase media que quiere progresar en un lugar de apuesta al país y no que nuestros jóvenes profesionales y emprendedores quieran irse.

 

DC: - ¿Va a ser candidato en las legislativas?

JC: - Vamos a ver. Soy un amante de la provincia de Santa Fe y sus potencialidades. Como candidato a gobernador tuve la posibilidad de recorrerla entera. Me gustaría trabajar. El lugar que me toque es accesorio. No niego algún rol protagónico, pero eso no lo decido yo personalmente, lo decide finalmente la ciudadanía, y el partido.

 

DC: - ¿Iría en una lista con Carlos Reutemann?

JC: - No lo veo a Reutemann en el próximo escenario político. Me parece que ha cumplido un ciclo, que, como todos, tendrá luces y sombras. Fue protagonista de la política santafecina y muy relevante durante un periodo, pero eso está más en el pasado que en el futuro.  

 

DC: - ¿Hay lugar para el Socialismo dentro del espacio?

JC: - El año próximo el debate va a ser nacional. Santa Fe tiene que participar de ese dilema que vamos a tener los argentinos. Si seguimos profundizando las malas políticas que lamentablemente el presidente Fernández, tal vez empujado por el Kirchnerismo, fue proponiendo, como la estatización de Vicentin, la liberación de los presos, esta idea de subordinar la Justicia y lograr impunidad para los funcionarios que tienen causas judiciales, parece más la agenda privada de la vicepresidenta que la de los argentinos. El socialismo tiene una posición dual respecto de esta situación.

 

DC: - ¿Siente que no hay una postura unánime?

JC: - Algunos sectores del socialismo se han pronunciado incluso a favor de la estatización de Vicentín, otros no han opinado. Algunos dijeron que había que votar a Fernández, otros tuvieron una posición más de tercera propuesta con Lavagna. Me parece que primero el socialismo tiene que decir cuál es su posición frente a la política nacional y luego, ojalá, podamos generar coaliciones más amplias. Me parece que hay que tener esa mirada generosa y abierta para lograr propuestas que tengan mucho consenso político, aún cuando tengamos diferencias. No negamos la posibilidad de ponernos de acuerdo, pero eso requiere, especialmente para el 2021, acuerdos mínimos, sobre el posicionamiento nacional.

 

DC: - ¿Quién es el líder de Juntos por el Cambio hoy?

JC: - Juntos por el Cambio es un coro, no un solista en este momento. Es una polifonía de voces donde todos aportan. Lo veo como un equipo de futbol que necesita de todos los puestos. Ahí tiene un rol Mauricio Macri como expresidente; Cornejo como una persona de gestión, ex gobernador que ha logrado mejorar la seguridad en Mendoza; Rodríguez Larreta, referente de hacer gestión, con otra forma de hacer las cosas frente a los mismos problemas. Hay otras figuras también: María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich, que ha hecho una tarea bárbara en seguridad.

 

DC: - Si tuviera que elegir a alguno de ellos o ellas para apoyar hoy, ¿quién sería?

JC: - No es momento todavía. Yo soy radical y veremos que hace nuestro partido. Destaco la importancia de la unidad, de que la oposición esté sólida. Esto es importante no solo para lo electoral, sino para el país, porque si la crisis es grave y tiene dificultades el Peronismo/Kirchnerismo que está gobernando, sería mucho peor si no hubiera opción y Juntos por el Cambio se transforma en una opción del gobierno que el país necesita.

 

DC: - Pero se han marcado diferencias claras dentro del espacio, por ejemplo hay quienes van a las marchas y quienes no…

JC: - Me identifico con el estilo de Horacio, del diálogo, de moderación, de cierta humildad y, además, la predisposición para gestionar. Horacio es un obsesivo de la gestión, con una gran capacidad, que es importante para el país que tiene problemas muy complejos, que no se resuelven con voluntad nada más. Además, ha demostrado tener capacidad política, articular, escuchar, sumar voluntades, generar consenso, lograr mayorías parlamentarias. También hacía referencia a Cornejo. Hemos visto su experiencia en seguridad, el control del espacio público. A veces hay que imponerse para que impere la ley, como también lo ha demostrado Bullrich. Me parece que hay muchas cosas para rescatar de las figuras de Juntos por el Cambios.

 

DC: - El martes pasado se reunió con Rodríguez Larreta. ¿Cuáles fueron los puntos principales que abordaron?

JC: - Conversamos acerca de la situación de la provincia de Santa Fe respecto de la pandemia, que nos preocupa mucho, no solo por la situación sanitaria que está atravesando con una aceleración creciente de los casos, sino también las consecuencias económicas de una cuarentena demasiado extendida y de la educación. Estamos ya casi terminando el ciclo lectivo sin los niños en la escuela por siete meses. Aprovechamos la experiencia de Horacio que ha hecho un buen trabajo en la Ciudad de Buenos Aires, que fue la primera impactada. porque es el lugar por donde ingresó el virus al país.

También le contamos que las unidades de terapia están ocupadas por la consecuencia de la violencia, de la inseguridad, con heridos de armas de fuego y otras situaciones que complejizan la atención. Y hablamos de la quema de pastizales en las islas que viene afectando la vida de los rosarinos.

 

DC: - Hace unos días se dio un fuerte cruce entre el juez federal de Entre Ríos, Daniel Alonso, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, por los incendios. ¿Qué opina sobre el intercambio?

JC: - Realmente, a veces uno siente que hay un descompromiso de las autoridades entrerrianas en general y de la justicia particularmente. Por supuesto, acompañamos al intendente Javkin en su reclamo a los poderes de Entre Ríos que tomen las medidas del caso. 

 

DC: - ¿Cómo lo vio a Macri en su reaparición pública?

JC: - Celebro que participe del debate público. Incluso me gustó el tono de autocrítica. Usó mucho la palabra "aprendizaje". Los líderes políticos y quienes tenemos responsabilidades no somos infalibles, hay que reconocer eso. Hay que hacer ese balance.

 

 

DC: - ¿Qué opina de la gestión de Perotti?

JC: - Todos teníamos expectativas que la propuesta de orden y seguridad que llevó Perotti adelante comience a concretarse. Esto tiene que ser una política de Estado y lo digo con la responsabilidad de saber que no lo va a resolver un solo gobierno, ni un solo partido. En ese punto todavía no vemos resultados. Hay intención política, hay decisiones, un paquete de leyes en la legislatura, pero no se ven buenos resultados, al contrario. Lamentablemente, a pesar de la cuarentena, hemos tenido niveles de violencia, quizá mayores que el año pasado, que ya eran altos, pero todavía no ha terminado el primer año de gobierno. Hay que darle tiempo.

 

DC: - Resta llegar el dinero que enviará Nación para invertir en mejorar la seguridad…

JC:- Es una buena noticia que Nación haga un aporte específico para Santa Fe, porque necesita más ayuda que el resto de las provincias. Por quinto año consecutivo, Santa Fe encabezó en el 2019 la lista triste de los muertos por homicidios dolosos por habitante.

 

DC: -¿Por qué durante los años de gestión de Macri no se invirtió en seguridad en Santa Fe?

JC: - Tengo una mirada diferente. Hubo miles de efectivos de manera permanente en la provincia y una prioridad de Bullrich, justamente por esta evidencia de la estadística. Sin dudas fue la provincia que más visitó. Recuerdo que hubo un refuerzo grande de efectivos de Gendarmería en Rosario, en Prefectura y Gendarmería en Santa Fe y un número de Federales en toda la provincia, que lamentablemente durante esta gestión se volvieron. Cuando hay una presencia masiva de efectivos en los barrios calientes del delito, lo cosa rápidamente mejora. Ojalá que esta decisión de Fernández de destinar los millones de pesos se sostenga también con la presencia de personal.

 

DC: - Es inminente el tratamiento de la Ley del Aborto en el Congreso Nacional. ¿Cuál es su postura?

JC: - Mi posición personal es a favor de la despenalización. Hay que tratarlo como un tema de salud, especialmente tutelando, cuidando a las mujeres más vulnerables. Soy respetuoso de las otras posiciones. Es un tema que involucra miradas filosóficas y religiosas y, por lo tanto, tiene que expedirse el parlamento con la libertad de que cada legislador decida lo que su conciencia le dicte. En nuestro espacio compartimos distintas miradas.

DC: - ¿Y sobre la legalización?

JC: - Una cosa va de la mano de la otra.