La policía bonaerense y el Centro de Operaciones Tigre (COT) detuvo al delincuente que entró el sábado a la noche a Nordelta, pasó por tres barrios en Kayac y logró robar US$100.000 de una caja fuerte. Tiene 38 años y es de San Fernando, ya había protagonizado un robo en Nordelta en 2010.

 

Dataclave on Twitter

 

Tres barrios de Nordelta registraron robos en sus domicilios durante la noche del sábado y la madrugada del domingo. El delincuente se trasladó en kayak por los lagos sin ser percibido por la  seguridad privada de los barrios.

Una vecina del barrio Virazón, dentro del complejo Nordelta, notó que una ventana de su casa había sido abierta. Vio también huellas de pisadas en la mesada de la cocina. Comenzó a buscar y notó la ausencia de un bolso y una mochila. Al abrir los chats del grupo de vecinos, se enteró que no había sido la única víctima de robos esa noche. Todo comenzó cerca de las 2 de la madrugada cuando otra vecina del Barrio El Golf alcanzó a ver un hombre en la terraza de la casa lindera, y lo denunció a la guardia del barrio y al chat de vecinos. Ahí empezaron 15 horas de miedo y "cacería" en uno de los complejos más exclusivos del Gran Buenos Aires.

“Se pudo verificar que el móvil del hecho fue la comisión del delito de hurto en otro barrio de Nordelta”, dice el comunicado que emitió la comisión de Seguridad de Nordelta, tras reunirse con la policía en la fiscalía de Benavídez.

El delincuente -no se descarta que haya estado acompañado- entró por el barrio Virazón en Kayak y de ahí fue a una casa de La Isla para realizar un robo. Luego fue al barrio del Golf de Nordelta a continuar la tarea. En ese barrio fue donde una vecina lo vio en la terraza de una casa lindera y tomó contacto visual con el delincuente. Esto motivó la fuga del ladrón. Al día siguiente fueron varios los vecinos los que denunciaron que sus domicilios fueron forzados, que habían pisadas y que incluso faltaban kayaks.

 

El delincuente robó uno de los dos kayak de este domicilio

 

Esto desató un espectacular operativo en los barrios de Nordelta que incluyó el patrullaje de más de 10 móviles, el rastrillaje de casas y terrenos por más de 15 horas. Finalmente cerca de las 19.30 el ladrón fue apresado en el Barrio La Isla. Estaba escondido entre unos pastizales que dan al lago. 

Los investigadores suponen que la ausencia de kayaks y la aparición de estos en otras zonas es porque se habrían usado como medios de transporte entre los lagos que comunican a los distintos barrios. También apareció ropa mojada y diversas huellas en los tres barrios.

“Quisiéramos transmitir tranquilidad, dado que el delito ya ha culminado y hacerles saber que vamos a profundizar en dar especial cuidado a los sectores del barrio que dan directamente a los terrenos baldíos y lagos”, agrega el comunicado. No obstante, hay un fuerte enojo por parte de los vecinos debido a la falta de control que evidencian estos hechos.