Finalmente, las comisiones del Senado que discutieron la media sanción de Diputaos por el aborto legal llegaron a una definición con la firma del dictamen. Con el paso a la firma del proyecto por tres comisiones, senadores que guardaban silencio y se mantenían en duda en los poroteros empezaron a mostrar las fichas.

Los que hasta esta semana no habían manifestado una postura pública eran la radical Stella Maris Olalla y el oficialista Edgardo Kueider. Además, la neuquina Lucila Crexell, del Movimiento Neuquino que se abstuvo en la votación del 2018 y si bien dio señales a favor de la despenalización, nunca confirmó un voto positivo para la legalización.

Kueider firmó en disidencia parcial el dictamen del oficialismo, es decir, con diferencias en algunos artículos al igual que el cordobes Ernesto Martinez que voto positivo en 2018. Esto es un guiño a lo que podría ser un voto favorable. En tanto, la entrerriana Olalla por ser parte de la Banca de la Mujer podría haber firmado el dictamen a favor del aborto legal o el de rechazo. Ni ella ni Crexell lo hicieron, por lo que, siguen siendo dos votos en duda.

El otro que permanecía como en duda hasta último momento emitió un comunicado este jueves confirmando que votará en contra tal cual lo hizo en el debate del 2018, se trata del pampeano radical Juan Carlos Marino. “Voy a votar según lo que me pide mayoritariamente la sociedad pampeana: no avanzar en la legalización”, dijo Marino.

El dato más llamativo del dictamen final es el de la senadora oficialista Silvina García Larraburu de Rio Negro. En 2018, como parte del bloque de senadores del Frente para la Victoria donde estaba Cristina Fernández de Kircher, fue el único voto negativo. Ahora, firmó el dictamen y despejó las dudas: votará a favor del proyecto. Es el primer voto que confirma un cambio habiendo votado en el debate de hace dos años.

Garcia Larraburu llegó al Senado de la mano de Miguel Ángel Pichetto, estuvo bajo el ala del ex candidato a vice presidente hasta la llegada de Fernández de Kirchner como senadora a fines de 2017. Allí, con la separación de los bloques opositores a Macri, la rionegrina eligió a CFK.

El contexto sigue siendo de paridad absoluta. En las redes, las presiones cruzadas están a la orden del día. En el ala celeste denuncian que senadores oficialistas en contra podrían ausentarse en la votación por pedido del Gobierno mientras que los verdes sospechan de algunos legisladores opositores que utilicen la “abstención” para no favorecer una ley que impulsa el Presidente.

Mira el dictamen:

 

Dictamen aborto by Javier Hernán