De los dos lados de la avenida General Paz se abandonará desde este lunes la fase 1 y se avanzará con aperturas. El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) sigue siendo la región más afectada por la pandemia del coronavirus en Argentina pero la tasa de multiplicidad y la ocupación de Unidades de Terapia Intensiva (UTI) animó a ambas administraciones a avanzar hacia la flexibilización. 

“Que trabajemos coordinados no significa que hagamos lo mismo”, dijo el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Es que los criterios diseñados en su equipo son distintos a los que planificó Axel Kicillof, gobernador bonarense. Mientras en la Ciudad piensan en un plan de seis etapas, en la provincia se mantienen con el dibujo de las cinco fases. En la Ciudad apuestan a una flexibilización paulatina, en la provincia piensan en una cuarentena intermitente. 

Una similitud: por orden de Nación, el transporte público seguirá únicamente para los trabajadores esenciales. Cualquier trabajador de una actividad exceptuada deberá usar otro medio para trasladarse. 

 

 

Economía

A partir del lunes estarán habilitados en Capital Federal los comercios de cercanía respetando el criterio de DNI (último número par días pares, último número impar días impares); gastronomía en modo delivery y take away. El miércoles se sumarán lavaderos de autos. Mudanzas sólo los fines de semana. Galerías de arte a partir del lunes 27 y peluquerías a partir del jueves 30.

En la provincia de Buenos Aires el lunes volverán todas las industrias manufactureras. El miércoles 22 se habilitarán comercios de cercanía y agencias de juegos oficiales. Y a partir del lunes 27 se permitirán, entre otros rubros, mudanzas, servicios jurídicos, servicios de mantenimientos en hogares y peluquerías.

Actividad física

Desde este lunes de 18 a 10 hs se podrá realizar actividad física al aire libre en la ciudad de Buenos Aires, respetando el número del DNI.

En la provincia no estarán exceptuadas las salidas de esparcimientos pero los menores podrán acompañar a los adultos, como ha sido hasta ahora. En este punto, hay municipios que se mantienen más estrictos que otros, pero la posición del gobierno provincial insiste en que las actividades físicas sólo se permiten a partir de la fase 4, un escenario del que aún están lejos los 35 distritos de Gran Buenos Aires.

La ciudad de Buenos Aires ya presentó etapa por etapa cómo será el cronograma de aperturas. Kicillof, en tanto, modificó su estrategia y es ahora la gestión provincial la que determina cuáles actividades están habilitadas y luego los intendentes deciden si se suscriben o no. 

Vale destacar que en el interior de la provincia varios municipios ya transitan la fase 4 y 5 del aislamiento. Para alcanzar la fase 5 deben transcurrir dos semanas con menos de 10 casos de Covid-19 cada 100.000 habitantes. Alcanzar la fase última del aislamiento habilita actividades deportivas al aire libre, actividades sociales con distanciamiento social y gimnasios.